La presentadora Sonsoles Ónega (42 años) se ha separado de su marido Carlos Pardo tras 11 años de matrimonio y dos hijos en común, Yago y Gonzalo. Fue el pasado verano cuando la pareja decidió poner fin a la convivencia. Se aclara que la separación ha sido de mutuo acuerdo y sin que haya habido terceras personas de por medio

Noticias relacionadas

Ha sido la publicación ¡HOLA! quien ha dado la noticia y rescata una entrevista que concedió Ónega la pasada primavera en su casa de Madrid en la que aseguraba que la mejor decisión que había tomado en su vida era "tener a mis dos hijos", pero reconocía lo que sigue de su matrimonio: "Tratamos de que todo fluya, es difícil, porque las parejas también se resienten, claro. Eso es así y quien diga que no, miente". Existen baches, pero ha reconocido que han formado un buen equipo en este tiempo: "Yo soy la gestora, mi marido, el ejecutor; tengo una suegra que forma parte del engranaje logístico y ayuda en casa, imprescindible para poder llegar a todo". 

Sea como fuere, un momento difícil para la hija de Fernando Ónega (72). Y es que, pese al desgaste, Sonsoles y Carlos se han enfrentado juntos a momentos complicados, como cuando uno de sus hijos, Gonzalo, fue diagnosticado de diabetes con solo cuatro años y puso en jaque la tranquilidad de la periodista, que tardó en asimilar el problema de salud del menor. Afortunadamente, la situación se controló y Ónega ha reconocido en más de una ocasión que la batalla que se libró contra el azúcar en su hogar le hizo perder 12 kilos.

Así hablaba en la citada revista hace un tiempo de su hijo y de lo que supuso en sus vidas la diabetes: "La enfermedad de Gonzalo, que se le diagnosticó con cuatro años, ha cambiado nuestra vida, la dieta, la rutina… De la noche a la mañana, entré en batalla, estudiando una barbaridad y desenmascarando a la industria alimentaria. Me convertí casi en una activista. Todo está muy adulterado y en el límite permitido por la ley. Fue un grandísimo desengaño". 

Triste noticia en medio del éxito

Además de una gran escritora -ha publicado su sexto libro-, la periodista ha logrado hacerse un hueco dentro de los presentadores más queridos de Telecinco. La madrileña celebró en 2019 su primer aniversario como conductora de Ya es mediodía, programa que empezó como una continuación política de El programa de Ana Rosa y que ha acabado reinventándose con tertulias de crónica social.

Lo cierto es que Ónega ha conseguido ganarse el respeto de la audiencia en estos 365 días. También de todos sus compañeros, y es que preguntes a quien preguntes, todos coinciden en que "supone un enorme placer trabajar en el día a día con ella". La periodista ha sido una de las caras más conocidas del Congreso de los Diputados, donde ha estado cubriendo acontecimientos políticos durante más de diez años. Sus horas de calle y información al pie de la noticia dieron sus frutos cuando Paolo Vasile (67) decidió contar con ella para tener su propio programa.

El crecimiento y la repercusión del espacio de Telecinco se vio incrementada cuando en agosto del año pasado decidieron dedicarle una parte del mismo a hablar sobre realities y temas del mundo del corazón, lo que llamaron Ya es mediodía fresh. Pese al desconocimiento inicial de Sonsoles sobre muchos de los temas de la crónica social, supo adaptarse a las circunstancias y se integró con facilidad entre los colaboradores, muchos de ellos expertos en la materia.

[Más información: Sonsoles Ónega se despedirá por vacaciones: así ha sido su primer año en 'Ya es mediodía']