Ana Boyer ha encontrado en las redes sociales a su mejor aliado.

Ana Boyer ha encontrado en las redes sociales a su mejor aliado.

Famosos PRIVILEGIOS DE 'INFLUENCER'

El curioso método con el que Ana Boyer está pagando su cochazo familiar

La hija de Isabel Preysler es muy cuidadosa con los acuerdos comerciales que afectan a su imagen pero ha cedido en uno que le da rentabilidad.

Noticias relacionadas

Ana Boyer (30 años) es de esas famosas, y consideradas influencer gracias a sus casi 200.000 seguidores, que no se preocupan por llenar de contenido sus redes sociales. Puede estar un mes sin compartir imágenes, o si de repente se va de vacaciones a un destino idílico, puede colgar un par de fotos diarias para deleite de sus fans. Siempre según sus deseos. Sin presión. Pero en ese, a menudo, descuidado perfil únicamente cede en una excepción; hay una foto que se repite de forma casi idéntica en su mural y que le aporta un beneficio que no logra con cualquier otra instantánea: que pueda disfrutar de un gran un coche familiar para ella sola.

La mujer del tenista Fernando Verdasco (35) ha compartido 476 fotos en 5 años, y 19 de ellas corresponden a los 6 meses de este 2019, pues cinco de ellas son con un coche como coprotagonista de las imágenes. Ese vehículo es concretamente un Land Rover de la gama Evoque, un automóvil que ha encandilado a Boyer porque es todoterreno y grande para la comodidad de una familia. Pero lo mejor de todo es que le está saliendo gratis y todo gracias a 15 imágenes y dos vídeos que ha compartido en redes.

Las fotos en las que posa junto o dentro del coche son las únicas instantáneas de su perfil de Instagram donde usa las etiquetas, para plasmar la marca Land Rover y el nombre de la directora de la marca con la que colabora.

Ver esta publicación en Instagram

Finde 🤗

Una publicación compartida de Ana Boyer Preysler (@anaboyer) el 28 Jun, 2019 a las 4:26 PDT

Además, la forma y las fechas en las que publica esos contenidos responden a una estrategia publicitaria para dar mayor visibilidad a sus fotografías. Prueba de ello son varios movimientos que hizo, como que la primera foto del año 2019 era promocionando el coche, el 31 de diciembre, Fin de Año también, y en el día de Navidad, 24 de diciembre, también. Además, se ha recorrido medio mundo con él, desde Miami a Roma y, por supuesto, ha enseñado su postal viajera con el coche de fondo en cada instantánea.

Se trata de un acuerdo comercial en el que se benefician ambas partes, por lo que Boyer tiene a su disposición siempre el gran vehículo cuando quiera y donde quiera y sin tener que pagar nada. El coste se deduce de la publicidad que estaría haciendo en sus redes sociales compartiendo cada cierto (poco) tiempo un contenido del automóvil.

No disimula en sus publicaciones, aunque no inserta el hashtag #ad que debería escribir por ley al lado de la foto para identificar que se trata de promoción, hasta el punto de que con la excusa de mostrar el entorno que la rodeaba en uno de sus viajes, la hija de la reina de corazones ha compartido vídeos en los que sale sentada en el coche o con el vehículo en primer plano: todo publicidad. Ese tipo de contenidos, según los expertos del mundo influencer, no se pagan por menos de 1.300 euros. Sin tener en cuenta el grado de personality de la protagonista en cuestión, por lo que Ana Boyer por ser quien es podría pedir el dinero que quisiera, pero en este caso, el acuerdo se está llevando a cabo en 'especias', y se traduce en poseer un coche que supera los 40.000 euros totalmente gratis.

Ver esta publicación en Instagram

A todas partes en mi #RangeRoverEvoque 🤗

Una publicación compartida de Ana Boyer Preysler (@anaboyer) el 30 Oct, 2018 a las 7:53 PDT

El monovolumen es el fiel compañero de viaje de Ana y el que no se separa de ella para caminar por todo el globo acompañando a su marido, y desde hace 3 meses también junto a su pequeño Miguel, nacido el pasado 27 de marzo. Según cuenta su propia madre, Isabel Preysler (68), Ana es una mujer muy cuidadosa y pendiente de su bebé las 24 horas del día, por lo que no es de extrañar que se sienta segura en un vehículo de tales dimensiones y con tal nivel de seguridad para ir de un lado a otro sin despegarse de su pequeño.

[Más información: La foto de Ana Boyer y Fernando Verdasco en Qatar que nadie se ha atrevido a criticar]