Miguel Ángel Silvestre en la Venta de Vargas de San Fernando.

Miguel Ángel Silvestre en la Venta de Vargas de San Fernando. EL ESPAÑOL EL ESPAÑOL

Famosos EXCLUSIVA

La escapada secreta de Miguel Ángel Silvestre tras su golpe más duro

Miguel Ángel Silvestre (36 años) está a punto de cerrar uno de los años más difíciles de su vida. El pasado 11 de diciembre, el actor tuvo que lidiar con el durísimo golpe personal que le supuso la muerte de su padre. Un vacío que le ha pesado y por el que precisamente ha encontrado más oportuno que nunca cobijarse en sus amigos más íntimos, con los que se ha escapado a su refugio particular: Cádiz

El pasado viernes 28 de diciembre, uno de los restaurantes míticos de la localidad gaditana de San Fernando, la Venta de Vargas, recibía una ilustre visita. Miguel Ángel Silvestre junto a un grupo de amigos accedía para cenar en el histórico establecimiento, cuna de artistas, situado justo a la entrada de La Isla. 

El actor Miguel Ángel Silvestre en la Venta de Vargas.

El actor Miguel Ángel Silvestre en la Venta de Vargas. EL ESPAÑOL

Tortillitas de camarones, papas aliñás y ortiguillas, un clásico de 'la Venta Vargas' -como la llaman los autóctonos- que degustaron acompañado de un vino de la tierra. Con la cercanía que le caracteriza, Silvestre accedió a hacerse fotografías con quien se las pedía mientras que disfrutaba de un espectáculo de flamenco propio del lugar y de la época -una zambomba navideña-. Miguel Ángel no paró de grabar a los cantaores y la bailaora -la anfitriona, eterna Lela- con su teléfono móvil.

Justo antes de marcharse firmó en el libro de visitas del restaurante. Un libro que atesora las rúbricas de célebres personalidades de la cultura, el arte, la música, la interpretación y la comunicación: desde Niña Pastori (40) a Alejandro Sanz (50), pasando por los periodista Antonio García Ferreras (52) y Ana Pastor (41), quienes precisamente acudían apenas unas horas después que el actor -el sábado a mediodía, tal y como la presentadora de El Objetivo recogía en su cuenta de Twitter-. 

Miguel Ángel Silvestre firmando el libro de visitas de la Venta de Vargas.

Miguel Ángel Silvestre firmando el libro de visitas de la Venta de Vargas.

Tras la escapada secreta al célebre restaurante isleño, Silvestre y los suyos volvieron a su paraíso particular. Miguel Ángel se encuentra pasando unos días en la playa de El Palmar, núcleo rural de la costa gaditana que pertenece a Vejer de la Frontera y donde muchos famosos acuden en sus días de asueto para escapar del mundanal ruido. El viento de Levante, que además ha soplado fuerte en estos últimos días, ha ofrecido a Miguel Ángel la posibilidad de realizar una de las actividades deportivas con las que más disfruta: el surf. 

El domingo pasado, en cambio, lo dedicó a celebrar junto con 35 amigos y una expareja, la también actriz Belén López (48), quien según el propio Silvestre "nos une a todos". Quien fuera su primera novia conocida ofrecía en su casa una espectacular paella de mano de Álex, cocinero valenciano y propietario de Sa Paella Club en Ibiza. 

Miguel Ángel Silvestre como 'pinche' en la casa de Belén López en El Palmar.

Miguel Ángel Silvestre como 'pinche' en la casa de Belén López en El Palmar. Redes sociales

Clausura uno de sus años más difíciles

El protagonista de Sense8, que vive a caballo entre España, Estados Unidos y México, se encuentra en plena recuperación de uno de los tragos más amargos de su vida. Su padre, Miguel Ángel Silvestre Vara, fallecía el pasado 11 de diciembre a los 65 años de edad en Castellón, su ciudad natal. Su hijo quiso dejar claro a través de sus redes sociales que no se había separado ni un momento de su padre y que él se encontraba junto a su progenitor en el momento del fallecimiento. Con unas emotivas palabras, quien se pusiera en la piel de 'el Duque' en la serie Sin tetas no hay paraíso, quiso despedir a su padre a través de sus redes sociales con unas emotivas palabras: 

"Mi padre dio su vida por mi. Me permitió elegir a pesar de quitarse él. Me dio sus horas de sueño en más de una ocasión. Recuerdo un verano en el que lo desperté a las 2:00 porque mi novia se había enamorado de otra persona y me dedicó un paseo por la playa hasta las 7:35 cuando él, ejerciendo de padre, decidió por mi que ya era momento de descansar y volver a empezar. Nunca me pidió nada a cambio a pesar de haberme gastado casi todo su dinero en querer ser jugador de tenis. Lo único que quería es que yo fuera feliz y tuviera las oportunidades que él no había tenido. 

Me siento muy afortunado de haber tenido un padre tan generoso. Hoy he descubierto en su funeral el impacto de mi padre en muchísimas personas. Tenía una gran bondad. Ayer se marchó mi padre, y el amigo al que llamaba a la hora que fuera para compartir una emoción. Gracias, papá. Descansa en paz". 

Miguel Ángel Silvestre padre e hijo en una tierna imagen.

Miguel Ángel Silvestre padre e hijo en una tierna imagen. Redes sociales

[Más información: Miguel Ángel Silvestre celebra su primera Navidad tras la muerte de su padre]