Marta Ortega y Carlos Torretta junto a un montaje del hotel Finisterre de A Coruña.

Marta Ortega y Carlos Torretta junto a un montaje del hotel Finisterre de A Coruña. EL ESPAÑOL

Famosos EXCLUSIVA

Marta Ortega convierte dos hoteles en salón de peluquería y maquillaje para sus invitados

Noticias relacionadas

Horas después de la gran fiesta que trajo consigo el bodón de Marta Ortega (34 años) y Carlos Torretta (33) en el centro Hípico Casas Novas, los detalles no dejan de sucederse. Después de conocer los grandes artistas que desfilaron por el escenario, el cuarto vestido de la novia y la emoción de algunos invitados, JALEOS desvela, en exclusiva, uno de los detalles mejor guardados de este casamiento. Según la información a la que ha tenido acceso este periódico por fuentes próximas a la pareja, con motivo de esta magna celebración, dos hoteles de A Coruña, pertenecientes a la compañía NH Hoteles, fueron cerrados y tuvieron que ver modificado notablemente su trascurso habitual por unas horas. 

De hecho, a este medio llega la información de que el hotel Finisterre se cerró para el público y tuvo que habilitar su impresionante salón principal en el que habitualmente se celebran las bodas para convertirlo en un improvisado set de maquillaje y peluquería. Tal como se muestra en la imagen facilitada a JALEOS, el salón, rodeado de grandes columnas y mullidos sofás, vio alterada su, de normal, función al colocarse en él dos kilométricos pasillos de luces, sillas y set de maquillaje, en el que primaban invitados inquietos por acicalarse para el evento, de la mano de personas expertas en la materia y vestidas de negro riguroso. 

Imagen del salón de maquillaje y peluquería del hotel Finisterre.

Imagen del salón de maquillaje y peluquería del hotel Finisterre. EL ESPAÑOL

Cabe destacar que los contrayentes no han elegido sin meditar esta compañía de hotel. En concreto, el Hotel Finisterre de A Coruña -anteriormente conocido como Hesperia Finisterre y que cuenta con 92 habitaciones en 7 pisos y vertiginosas vistas al mar desde cada una de ellas- es un impresionante edificio, dotado de cinco estrellas, que se encuentra en el corazón de la ciudad. Está al lado del casco antiguo y a solo un paseo del Centro de Congresos de Palexco. Es uno de los más prestigiosos de la zona. 

Además, cuenta con seis salas de funciones, con espacio para 1.000 personas. Muy probablemente, una de esas salas sea la de bodas y acontecimientos que han elegido Marta y Carlos para poner a punto a sus invitados. Eso sí, tal como ha puntualizado con anterioridad este periódico, no solamente los invitados han hecho uso de este hotel; el elevado número de invitados habría motivado al ya matrimonio a acondicionar otra sala para el mismo fin -maquillaje y peluquería-, esta vez en el hotel NH Centro. En esta ocasión, este hospedaje, de cuatro estrellas, habría visto modificada la función de una de sus cuatro salas de reuniones para el set de maquillaje.  

Una segunda celebración con mucho arte 

La boda de Marta y Carlos dio comienzo el pasado viernes, cuando los invitados llegaron a A Coruña. Ese día contrajeron matrimonio la heredera de Inditex Torretta, el booker de modelos, en la intimidad de la casa situada en el paseo de la Dársena y, más tarde, dieron una fiesta para un reducido número de amigos y familiares en el Náutico. Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. Este sábado tenía lugar la segunda fiesta en el Centro Hípico Casas Novas. Al evento, al que acudieron más de cuatrocientas personas, hubo algunos invitados muy especiales, según ha podido conocer JALEOS por parte del entorno de la pareja. Por un lado, el padre de la novia, Amancio Ortega (82), quiso darles una sorpresa a los contrayentes al traer a la banda británica Coldplay para amenizar la velada.

El baile de los novios y la emoción de Eugenia Silva

Con la música de Chris Martin (41) de fondo los novios se lanzaron a la pista de baile -él con el esmoquin y ella con su vestido de seda color champán y su espalda al aire-, dándole el pistoletazo de salida al baile de los invitados. Fue un momento muy emotivo en el que invitados como Eugenia Silva (42) no pudieron evitar la emoción. Pero Coldplay no fue la única actuación; Jamie Cullum inauguró las actuaciones con temas de los grandes éxitos de The Beatles y Taylor Swft y Norah Jones siguió sus pasos.

En definitiva, fue una noche marcada por las sorpresas y la buena música. Los invitados se lo pasaron en grande sobre la pista y sacaron a relucir su parte más divertida. Como detalles icónicos, la novia se cambió de vestido por cuarta vez. La empresaria rompió sus propias reglas y se decantó por un diseño muy original y atípico para las últimas horas de su fiesta de boda. Tal y como se pudo apreciar en el vídeo que un invitado colgó en las redes, Marta terminó la noche bailando junto a Carlos ataviada con un vestido palabra de honor confeccionado en una tela de estética camisera de rayas blancas y rosas. 

[Más información: Amancio Ortega trae a Coldplay para el segundo fiestón de la boda de Marta Ortega y Carlos Torretta]