Marta, durante su actuación en 'Operación Triunfo'.

Marta, durante su actuación en 'Operación Triunfo'. Gtres

Famosos MINUTOSTV

OT 2018: Marta y su mono, o cómo los memes te arruinan la noche

Está claro que algo se está haciendo mal en Operación Triunfo 2018 cuando sigues el programa en directo desde Twitter, y no por la televisión. Este miércoles no había que ser un lince para darse cuenta de que lo verdaderamente interesante estaba en las redes sociales. Donde el pueblo habla, hay verdad.

Lo siento, pero la tercera gala de esta edición me ha arrancado pocos sentimientos positivos, más bien negativos. No ha podido ser. Sin ir más lejos, me ha dominado un pavor tremendo al presenciar cómo Dave (20 años) -nominado y, más tarde, salvado por la audiencia- hacía espasmos raros sobre el escenario intentando ser rockero o algo parecido; y casi se me explota el oído con los gallos desbocados de Marta (18) en los ensayos.

Marta y su mono de la discordia.

Marta y su mono de la discordia.

Ay, qué noche ha tenido Marta. Hay días que no son los de uno. Quién le iba a decir a ella que, pese a no estar nominada, se convertiría -mucho antes de que comenzara el programa- en la reina de la noche. Bueno, de los chistosos memes de Twitter porque en el plató de Operación Triunfo creo que ni siquiera se ha movido un ápice hasta su momento de cantar. ¿O sí? Ruido no ha hecho. Claro que, ya había bastante en los foros. Este jueves, España en pleno solo se pregunta: ¿quién odia tanto a la de Málaga para aconsejarle ese mono vestido tan horrendo que ha lucido y por el que ha colapsado la red, y no precisamente de SMS a favor?

Marta, que sepas que me has conquistado, tienes una gran voz, un timbre de escándalo y, aunque los agudos no son lo tuyo, hazle caso a Ana Torroja (58) y créete que vales. A través de mensajes, los fans de la concursante lo han tenido claro a la hora de aconsejarle: "Denuncia o despide a tu estilista". Creo que debe hacerlo, porque la que le ha caído en las redes no es baladí. Menos mal que la pobre no se entera al vivir en una burbuja. El día que salga, será otro cantar.

Pese a estos memes, Marta ha dado una lección de música -que no de persona extrovertida- cuando se ha subido al escenario junto a su compañera Alba. Ahí es donde se demuestra lo bueno. Y ella se ha crecido como nunca hasta el momento, y eso que temía bastante el tema escogido. No es para menos, la canción no podía ser más difícil, Just Give Me a Reason, y la malagueña la ha bordado con algún desliz. Ha demostrado que los memes sin fundamento y con mucha mala baba se quedan en nada cuando hay talento. Es más, creo que los haters la harán ganadora. Ella, de momento, lo tiene claro: "No voy a perder la esperanza". Tampoco tu estilismo, será tu aliado a la larga.

En las redes, sus adeptos -que los tiene-, solo le han aconsejado lo mismo que servidor: hazte oír, habla, exprésate en las galas. Haz ruido. Este miércoles no ha sido la mejor noche para Marta, claramente. Aparte de las críticas por su atuendo, ha iniciado el programa cantando física y emocionalmente un tanto alejada de sus compañeros -como que la cosa no iba con ella-, ha sido la única que no ha saludado a Roberto Leal (38) en el paseíllo y solo ha roto el silencio en dos ocasiones puntuales durante la noche, y porque se la ha nombrado. "Esas cosas las debe pulir. Ojalá que evolucione y la disfrutemos más. Hasta con ese mono vestido, fíjate", opinaba un seguidor en Twitter. 

Dave y África: talento y carisma

Esta semana estaban nominados Dave y África (22), para muchos el día y la noche. Se puede decir que ambos tienen la casa dividida a golpe de sentimiento sentimiento. Eso sí, lo siento por África, pero si se pusiera una balanza, ella caería a los infiernos por el peso aplastante de Dave. El gaditano cae muy bien, es campechano, amigo de sus amigos, sensiblero y alguien con el que lo mismo se puede cantar, reír, llorar o tocar la guitarra a deshoras. Lleva la fiesta dentro. Por su parte, África tiene un carácter diferente, que no peor. "Ya verás cómo gana Dave, está más que cantao", decían en las redes. Es más, antes del comienzo del programa, en Twitter ya se olían el cotarro.

Vamos, no cabe duda de que el andaluz se ha metido en el bolsillo a toda la academia. Y no solo a sus compañeros; el jurado ha caído rendido; tanto, que le han perdonado "una de sus peores elecciones de temas", como le ha hecho ver Manuel Martos (39). A Dave se le da bien lo suyo, que viene a tirar más por el flamenco y el olé. Más allá, se pierde un poco. Eso mismo le ha pasado con su canción rockera de Miguel Ríos. Movimientos torpes y con poca gracia. "Ese Dave no es el que solemos ver", le ha hecho ver el jurado. Aun así, tiene tanta carisma que pese a la nominación del jurado, se ha salvado tanto por sus compañeros como por sus profesores. Ahí es nada. Este chaval ha nacido bendecido. 

Menos volcán y más estable a nivel de evolución es África. La madrileña no lo ha pasado bien esta semana con la elección de su tema, God is woman. El problema es que tenía que explotar su vena sexy, algo que le ha costado horrores. Ella no se ve un pibón del todo -impagable el momento en que esta semana les ha enseñado a sus compañeros lo que ella define como "barriguita", que no existe- y meterse en el papel ha sido duro. Detalle a destacar, dos consejos de dos profesoras diferentes: "La África sexy es la África ganadora" y "Cuando no te contraes, eres muy poderosa". Menudos alicientes, cada uno a su modo. Ella los ha llevado al escenario y lo ha clavado. Épico verla retozarse por el suelo insinuando pernera. Tiene fuerza, determinación y coraje, pero el público se la ha cargado. África ha sido expulsada. Le ha faltado abrirse más. Eso es un pecado capital en un reality. Por su parte, Julia (23) ha sido la favorita del público, mientras Damion (21) y Joan (22) los nominados de esta semana. Creo que cuando Joan despierte, será uno de los finalistas. Le falta quitarse el palo y transmitir más. 

Del 'feeling' de Natalia y Alba al Miki más tierno

Alba y Natalia durante una clase en la academia.

Alba y Natalia durante una clase en la academia. TVE

Pese a que la gala de este miércoles ha pecado de lenta, y un poco aburrida y monótona por momentos -en esta ocasión el sonido tampoco ha sido perfecto, como bien puede atestiguar la actuación de Blas Cantó (26), el cual ponía caras largas durante su tema-, ha habido puntazos que se merecen un renglón. Casi todos en la academia, y media España en las redes, considera que entre Natalia (19) y Alba (20) existe una relación muy especial. Algo único que solo ellas conocen pero que, sin querer, comparten con los espectadores con cada mirada y gesto. La prueba de que existen grandes sentimientos entre ellas vino con la visita de Los Javis esta semana. 

Tenían que simular una situación cotidiana de pareja en la que se terminaran diciendo una frase de uno canción de Alaska, y adivinan quién eligió a quién: Natalia a Alba. ¿Casualidad? Aquí no existen. En Twitter se cree -yo también un poco- que aprovecharon la ocasión para decirse algunas verdades camufladas. Todo terminó con una Alba asegurando: "Si es que con Natalia es mucho más fácil todo". Para, rápidamente corregirse en vano: "Ay, para qué habré dicho eso". ¿Hay mucho más que añadir? 

Otro de los grandes momentos de la noche vino de la mano de Miki (22). El barcelonés, pese a esa timidez mal interpretada, se marcó dos speech de matrícula que dejaron a todo el mundo noqueado y los aplausos retumbaron. Sabe lo que se hace. Uno, hablando del feminismo, con el que se coronó así: "El feminismo es la base de esta sociedad, es la igualdad". El otro, cuando en una clase definió a su hermano como el ser más maravilloso, inteligente y culto del mundo, y pidió como deseo parecerse en algo a él. Claro está, las féminas -y algún que otro hombre-, este miércoles sucumbieron a sus encantos. ¿Había dicho al empezar que la gala no me había despertado sentimientos positivos? 

[Más información: África, segunda expulsada de 'OT' con uno de los porcentajes más altos]