Ana Rosa y Màxim durante la entrevista.

Ana Rosa y Màxim durante la entrevista.

Famosos NUEVO GOBIERNO

Ana Rosa entrevista a Màxim Huerta: "¿Clarita está en Madrid?"

El ministro ofreció su primera entrevista a su excompañera, que le trató con mucha cercanía y cariño. 

El vínculo entre Ana Rosa Quintana (62 años) y Màxim Huerta (47) se cuenta por años, de ahí que no extrañe que la primera entrevista del nuevo ministro de Cultura y Deporte la haya concedido al programa de su antigua amiga. 

Este primer encuentro ha dejado algunos momentos para el recuerdo, y es que lejos de seguir el clásico formato en que el periodista y el político mantienen las distancias, quedó patente desde el primer momento el cariño y la amistad que ambos sienten

"Ministro Huerta, buenos días", con una gran sonrisa que demostraba la emoción y alegría que sentía la presentadora. La cercanía fue visible durante toda la entrevista, en la que ambos se tuteaban y sonreían como si la reciente elección del ministro de Cultura fuera una broma: "Ana" y "Max", entre otros apelativos cariñosos. 

Ana Rosa y Màxim durante la entrevista.

Ana Rosa y Màxim durante la entrevista.

Asimismo, este trato contrastaba con la actitud del excolumnista de EL ESPAÑOL, quien se veía más formal que de costumbre, eligiendo con cuidado las palabras que utilizaba y los temas sobre los que hablaba. 

Uno de los momentos cumbres fue cuando la periodista le preguntó por su madre. "¿Cuándo se lo dijiste a tu madre?", comentaba la periodista provocando la risa de los colaboradores allí presentes. El ministro le explicó que justo tras "colgar al presidente", ella fue la primera persona con la que habló.

Ana Rosa también se refirió a su madre al final de la entrevista: "¿Clarita está en Madrid?", explicando incluso cuáles eran los apelativos que utilizan para llamarla: Clarita, Mama, aunque "siempre es Clara", y que eran otra muestra más de la cercanía que existe entre el novelista y la presentadora. 

Màxim Huerta con su madre.

Màxim Huerta con su madre.

Ana Rosa no quiso desaprovechar el momento para recordar al padre de Màxim Huerta, fallecido, y dar a entender que se encontraría muy orgulloso de lo que ha conseguido. ¿La consecuencia? La emoción contenida del ministro de Cultura que incluso tarda en contestar.

Asimismo, también destacó cuando trataron el tema de los tweets sobre deportes que escribió Màxim en el pasado. Antes de preguntarle al nuevo ministro si en algún momento pensó en borrar estas publicaciones, Ana Rosa realizó un mini discurso en defensa de su excompañero, incluso justificando por qué pudo enviar ese mensaje: "Claro, es algo impulsivo, estás allí, contestas a alguien, tiene referencia a una cosa que no aparece ahí, de donde viene..." alegaba la presentadora. 

[Más información: Màxim Huerta, la cuota de Ana Rosa en el Gobierno de Sánchez]