La diputada Alicia Sánchez-Camacho.

La diputada Alicia Sánchez-Camacho. Efe

Famosos LA PERSONA DETRÁS DE LA POLÍTICA

La singular vida de Alicia Sánchez-Camacho, la política insultada en Twitter

Un usuario de Twitter espetó a la política: "A ti te tendría que haber encontrado la manada".

Noticias relacionadas

Hace unos días Alicia Sánchez-Camacho (50 años) tuvo que experimentar en sus carnes la peor parte de las redes sociales. Tras la publicación de un tweet por parte de la diputada popular donde defendía la aplicación de la justicia y del artículo 155 en Cataluña, un usuario quiso "hacerse el gracioso” y le espetó: "A ti te tendría que haber encontrado la manada".

Una respuesta más que desafortunada que ya ha sido denunciada tanto por la política como por su grupo parlamentario. Sin embargo, llama la atención cómo un usuario de esta red social, de nuevo, reduce el papel de una mujer trabajadora al de su simple condición sexual para recurrir al ataque fácil.

No obstante, Alicia Sánchez-Camacho tiene el suficiente recorrido, personal y profesional, como para evitar que este tipo de insultos o ataques le afecten sobremanera. 

Una vida personal peculiar

A lo largo de sus apariciones públicas, Sánchez-Camacho ha salido en varias ocasiones en defensa del modelo de familia tradicional. En ese sentido se ha pronunciado en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y de la adopción de hijos por parejas homosexuales, como comunicó en el programa Tengo una pregunta para usted de TVE.

Sin embargo, su caso poco tiene que ver con el modelo de familia tradicional. Al poco tiempo de haberse divorciado, la política decidió someterse a un tratamiento in vitro para ser madre a los 39 años. Parece ser que la inversión no dio sus frutos y que, en cambio, fue la naturaleza la que hizo de las suyas. ¿El resultado? Un hijo que, según ella, es el centro de su vida y al que dedica la mayor parte de su tiempo libre. 

Ayer en #Girona agradeciendo el trabajo imprescindible que hacen siempre los interventores y apoderados del @ppcatala #equipo #futuro #gracias

Una publicación compartida por Alícia Sánchez-Camacho (@aliciascamacho) el 7 de Jul de 2015 a la(s) 6:31 PDT

Al poco tiempo surgió la noticia: su hijo no era de un donante anónimo, sino que era el vástago del exministro Manuel Pimentel, algo que ya muchos habían puesto de relieve debido al parecido entre el hijo y el padre, y que finalmente confirmó el propio político. 

[Más información: Manuel Pimentel: “Mi hijo me complementa las aficiones y me hace muy feliz”]

Trayectoria política envidiable

La política nació en Barcelona, dentro de una familia muy cercana al Estado ya que su padre era un comandante de la Guardia Civil. En sus propias palabras: "un hombre severo y de pose seria pero alegre y afectuoso". Desde muy joven tuvo claro lo importante que era formarse para conseguir un brillante futuro profesional, por eso estudió Derecho, llegando a ocupar el rango de jueza sustituta.

Al poco tiempo quedó patente que su pasión era la política, por lo que se empezó a relacionar con el mundo de los asuntos públicos. Así, pasó un tiempo como consejera laboral en la embajada española en Washington y como delegada de la ONU en Nueva York, consiguiendo algo muy extraño en los políticos españoles: el manejo del inglés. 

Alicia Sánchez-Camacho en un evento del partido.

Alicia Sánchez-Camacho en un evento del partido. Gtres

El Partido Popular se dio cuenta del potencial de esta joven de gran carácter e inteligencia. Javier Arenas, su padrino político y por entonces ministro de Trabajo, la llamo para convertirla en presidenta del PP de Girona, un cargo que la abrió las puertas a una carrera exitosa donde, entre sus méritos, consiguió ser la primera mujer de la historia en optar a presidir el Gobierno catalán. 

Además de su pasión por la política, en su tiempo libre le gusta disfrutar de la arquitectura, la arqueología y la historia del arte en lo que al plano intelectual se refiere. En cambio, en los deportes le gusta la pesca, la natación y la gimnasia, lo cual le permite conservar ese cuerpo tonificado a sus 50 años. No obstante, dedica la mayor parte de su tiempo al trabajo, algo que ella misma reconoce le ha suscitado algún que otro problema a la hora de conciliar su vida laboral y personal