Vista del hotel de Ana Boyer y Fernando Verdasco

Vista del hotel de Ana Boyer y Fernando Verdasco

Famosos CERCA DE LA IMPRESIONANTE ISLA DE MUSTIQUE

Descubrimos el hotelazo de los invitados a la boda de Ana Boyer y Verdasco

La pareja ya tiene las maletas hechas para contraer matrimonio en el Caribe. Algunos de los invitados ya han empezado a llegar al resort de lujo.

Jesús Carmona Elena Bustamante

Noticias relacionadas

La cuenta atrás ha empezado para la que, sin duda, será la gran boda del año; la de Ana Boyer (28 años) y Fernando Verdasco (33). Será el día 8 de diciembre cuando el tenista y la hija de Isabel Preysler (66) contraerán matrimonio, todo un acontecimiento que no tendrá lugar en cualquier sitio. No, en uno muy especial; lo harán en un enclave exclusivo y rodeados de invitados vips.

Su 'sí, quiero' se celebrará en la isla de Mustique y ante unos 50 invitados. Con vistas a impedir cualquier filtración de más, los novios no han dado más detalles. Sin embargo, JALEOS los conoce. ¿El último descubrimiento? El hotel en el que se hospedarán tanto los contrayentes como los invitados. 

Una de las villas exclusivas en la que se hospedarán.

Una de las villas exclusivas en la que se hospedarán. Página web

Se llama Firefly Hotel Mustique, posee cinco estrellas y se encuentra a tan solo siete minutos en coche de la paradisíaca playa de Macaroni en la que se convertirán en marido y mujer. Todo un despliegue ecléctico con vistas absolutamente privilegiadas que los invitados y novios costearán de su propio bolsillo.

[Más información: Rumbo a la boda de Ana Boyer: escala en Miami, jet privado y cinco días de lujo]

Ana y Fernando han reservado varias villas en dicho enclave. Cada una de ellas cuenta con impresionantes terrazas, vistas al mar y jardines tropicales. Las tarifas por habitación y noche para dos personas rondan los 1.500 euros con desayuno incluido. Este hotel se encuentra encaramado sobre una ladera con vistas a la bahía de Britania; Firefly tiene algunas de las vistas más espectaculares de Mustique.

Uno de los detalles que, de seguro, habrá conquistado a la pareja en la selección es que el hotel cuenta con una fantástica pista de tenis en la que los enamorados y los invitados podrán jugar para paliar los nervios típicos de las horas previas a calzarse el esmoquin.

Una de las vistas de la villa del hotel.

Una de las vistas de la villa del hotel. Página web

Para los que deseen otra opción de ocio, este hotel dispone de practicas de buceo en las cristalinas aguas del mar. El menú es otro de los grandes atractivos de este espectacular alojamiento. Teniendo en cuenta que los invitados y la pareja comenzarán a llegar a la isla sobre el martes 5 de diciembre, este es un requisito importante para los días previos a la gran ceremonia. 

El menú del restaurante Firefly cambia regularmente con énfasis en pescados y mariscos frescos sostenibles e ingredientes locales, la mayoría de los cuales provienen de la plantación histórica propia ubicada en la vecina isla de Bequia. Además, los platos son elaborados por prestigiosos chefs caribeños.

Seguramente, con todas estas comodidades y las delicias gastronómicas de que dispondrán tantos los invitados como los novios, todos llegarán al 'Día D' ideales para hacer de la boda uno de los grandes días de su vida.