Corinna zu Sayn Wittgenstein ya no podrá utilizar el apellido aristocrático.

Corinna zu Sayn Wittgenstein ya no podrá utilizar el apellido aristocrático.

Famosos LA "AMIGA ENTRAÑABLE" DEL REY

Corinna contraataca tras quedarse sin título de princesa

Se siente traicionada y "apuñalada por la espalda" por la familia de su exmarido, el príncipe Casimir Zu Sayn-Wittgenstein, del que adquirió el apellido. 

JALEOS

Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, Corinna Larsen 'a secas' desde que la familia de su exmarido le impidiera utilizar el apellido aristocrático, está muy dolida. Se ha enterado por los medios de comunicación de que su exsuegro, el príncipe Alexander Zu Sayn-Wittgenstein, crea que no tiene derecho a seguir utilizando el apellido de su familia 12 años después del divorcio de su hijo Casimir.

[Más información: Corinna ya no es princesa, así ha perdido el título]

Según han contado algunos de sus colaboradores más cercanos a la revista Vanity Fair, la alemana se quedó en shock y sintió una puñalada por la espalda cuando leyó el comunicado que su exsuegro envió a algunos medios explicando que "la señora Corinna Larsen Adkins ya no tiene derecho a utilizar el título de princesa o el tratamiento de Su Alteza Serenísima (S.A.S.)".

La "amiga entrañable" del rey juan Carlos habría contado a sus colaboradores que "no tenía ni idea de que su exsuegro tuviera algún problema con que siguiera usando el título de princesa o el apellido Sayn-Wittgenstein" y que siempre ha intentado favorecer a la familia del padre de su hijo, incluso después de su divorcio.

Sin embargo, la familia de la aristocracia alemana no piensa lo mismo, y no habría dicho nada antes a la amiga íntima del rey emérito para no perjudicar a Alexander, el hijo adolescente que comparte con el príncipe Casimir. Éste está a punto de contraer matrimonio con la modelo alemana Alana Bunte, de 27 años, que pasaría a ocupar su lugar.

Alana Bunte y Casimir Zu Zayn Wittgenstein-Sayn.

Alana Bunte y Casimir Zu Zayn Wittgenstein-Sayn.

La hasta ahora 'princesa Corinna' ya ha puesto el asunto en manos de sus abogados, y espera que no repercuta en su negocio, la agencia Apollonia Associates de asesoramiento en relaciones internacionales. Realmente ni siquiera está preocupada porque el asunto pueda interceder en su actividad de lobby, según han explicado sus colegas a la citada revista.

Éstos explican que ella nunca ha utilizado su apellido ni la condición de princesa voluntariamente, sino que han sido los medios de comunicación quienes se han empeñado en llamarla así. Precisamente en España fue conocida como la 'princesa Corinna' o Corinna Zu Sayn-Wittgenstein cuando salió a la luz que ella y su hijo acompañaban a Juan Carlos I cuando sufrió el accidente mientras cazaba en Botsuana por el que pidió perdón públicamente.

[Más información: Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, al descubierto]