Terelu Campos.

Terelu Campos. Gtres

Famosos 'FRENTE AL ESPEJO'

La pesadilla que ha marcado la vida de Terelu contada por ella misma

"A mi hija no. A mi hija no". Así reaccionó María Teresa Campos cuando se enteró que tenían que extirparle un tumor en el pecho.

Cristina Rodrigo

Han sido cinco años de duras sesiones de quimio y radioterapia, pero Terelu Campos (51 años) ya está recuperada de su cáncer de mama. Una noticia que ha hecho muy feliz a la colaboradora de Sálvame. No ha sido un camino de rosas, y hasta llegar aquí, la hija mayor de María Teresa Campos (76) ha recorrido un sendero de angustia, temores e inseguridades. En Frente al espejo (Ediciones B), el libro que está a punto de publicar, Terelu narra en primera persona cómo ha vivido su enfermedad desde el día en el que se la diagnosticaron.

[Más información: Terelu Campos, totalmente recuperada del cáncer: "Estoy curada"]

Todo comenzó un 17 de diciembre de 2011 cuando a la vuelta de un viaje a Hawái se palpó el pecho y notó algo raro. "No sabía lo que era. Pero estaba segura de una cosa: eso yo no lo tenía. Inmediatamente llamé a mi ginecóloga, Rocío Ruiz Jiménez. La cosa, a partir de eses instante, ya nunca iba a ser igual", relata. Le practicaron una biopsia y al recoger el resultado días después le dieron la peor de las noticias. El bulto que tenía era "malísimo" y había que extirparlo inmediatamente. "En ese momento se me pasó de golpe la vida. Lo primero que pensé era cómo iba a decírselo a mi hija, a mi hermana, a mi madre [...] Era el 22 de diciembre. Estábamos en plena Navidad. Y tomé una decisión: callar mi preocupación hasta que pasaran las fiestas".

Terelu Campos durante su enfermedad.

Terelu Campos durante su enfermedad. Gtres

El 18 de enero era el día de la operación. Terelu no podía seguir ocultando su enfermedad. Primero se lo dijo a su hermana Carmen Borrego (50) y después a su madre: "Era jueves y me operaban el lunes siguiente. No me quedaba más remedio que soltarle la bomba. Ella acaba de estar en Sálvame. Llego a su casa. Nunca se me olvidará: eran las ocho y media de la tarde. Estaba ya en la cama viendo la tele. Subo las escaleras diciéndome a mi misma que se lo tengo que decir. ¡Uff! me emociono cada vez que pienso en la pesadilla que tuve que vivir". Es entonces cuando Terelu le comunica la noticia. "A mi hija, no; a mi hija no", gritó la veterana periodista en un estado de absoluta desesperación.

Después de la operación, en la que afortunadamente encontraron pocas células afectadas, vinieron las sesiones de quimioterapia. "El calendario era el siguiente: el martes quimioterapia, el miércoles inyección, el jueves un cadáver y el viernes salía a cenar. Había días que en plena cena quería morirme. Creía que no iba a poder continuar. Pero me obligaba a salir". Sin ninguna intención de parecer una persona frívola, la colaboradora de televisión explica en el libro que uno de los peores momentos durante el proceso fue la caída del pelo: "Le pedí a Ángel Luis, el peluquero de Telecinco, que me rapara la cabeza [...] Pusieron a mi disposición una sala aparte. Y allí me puse la peluca por primera vez. Ese día se me cae el mundo encima. Quiero salir corriendo, morirme. Me sentía tan insegura, tan frágil...".

Terelu es consciente de la suerte que ha corrido. Aunque su tumor tenía un componente horrible, tiene un tratamiento específico que ha surgido su efecto. Su actitud también cree que ha tenido que ver mucho en su recuperación: "Creer en los médicos a pies juntillas ha sido fundamental. He sido positiva. Estoy convencida de que he ayudado a mi cuerpo, a que todos esos tratamientos, tremendamente duros, los he digerido mejor por una visión positiva de la enfermedad". La angustia ha desaparecido y ahora Terelu mira hacia el futuro con optimismo, aunque sigue sin gustarle lo que ve frente a ese espejo.

Al margen de su enfermedad, la colaboradora también expone en su libro otros acontecimientos que han marcado su vida como la muerte de su padre. José María Borrego Doblas decidió quitarse la vida pegándose un tiro un 23 de julio de 1984 en Marbella. Terelu por aquel entonces tenía 18 años y su hermana, 17. Hoy ha logrado perdonarle por aquel suceso que destrozó la vida de su familia.

[Más información: El día que el padre de Terelu se pegó un tiro]

Terelu Campos, María Teresa y Carmen Borrego

Terelu Campos, María Teresa y Carmen Borrego Gtres