Susana Gallardo y Alberto Palatchi en la boda del hijo de Isidre Fainé

Susana Gallardo y Alberto Palatchi en la boda del hijo de Isidre Fainé Gtres

Famosos ROMPEN EL MATRIMONIO

El imperio Pronovias continuará adelante pese al divorcio de los Palatchi

La heredera de los laboratorios Almirall abandonó el domicilio familiar tras la boda de su hija Gabriela. La separación es de mutuo acuerdo y no habrá contencioso. 

Susana Gallardo (52) ha esperado a que sus hijos volaran del nido para separarse de su marido, Alberto Palatchi (67). La ruptura del matrimonio no afectará, sin embargo, a la empresa que ambos lideran: Pronovias. El imperio de vestidos de boda seguirá en sus manos: ella es la vicepresidenta y él, el presidente. La separación, cuyo acuerdo ya han firmado tras 30 años de matrimonio, es de mutuo acuerdo y no habrá contencioso, según ha confirmado EL ESPAÑOL.

Es una de las separaciones más sonadas en la high catalana. Los íntimos de la pareja conocían la ruptura pero los conocidos han sabido con sorpresa lo sucedido. Tras la boda de Gabriela (26), la hija menor del matrimonio, este julio con el turco Ediz Elhadef (39), la separación se hizo efectiva.

El matrimonio Palatchi Gallardo, que ha firmado su separación

El matrimonio Palatchi Gallardo, que ha firmado su separación Gtres

Uno de los desencuentros del matrimonio fue precisamente este enlace. Gallardo apoyaba a su hija en su decisión de casarse con un hombre casi 15 años mayor que ella con fama de playboy. Palatchi, por su parte, había comentado a algunos íntimos que temía que su hija pudiera sufrir con su futuro marido. Además, el compromiso confirmaba la marcha de Gabriela a Turquía y su alejamiento de la empresa familiar pese a que su padre la había preparado para liderarla. Finalmente, Palatchi aceptó el enlace y acompaño a la novia al altar con una gran sonrisa. 

Alberto Palatchi acompaña a su hija Gabriela al altar el día de su boda

Alberto Palatchi acompaña a su hija Gabriela al altar el día de su boda Instagram

El matrimonio se rompe, como publicó El Confidencial, pero no la unión comercial. El acuerdo de divorcio ha sido amistoso y ya está todo arreglado. Ella se queda en un piso que tiene la pareja en Barcelona, donde se instaló al abandonar el hogar conyugal, y él seguirá viviendo en la casa familiar. La pareja tiene dos mansiones maravillosas que también han repartido. Palatchi se queda con la casa de La Cerdanya, donde se casó su hija, y Gallardo mantiene la de Menorca. 

Jardín de la mansión de los Palatchi en La Cerdanya

Jardín de la mansión de los Palatchi en La Cerdanya Instagram

Con una fortuna valorada en unos 750 millones, según Forbes, los Palatchi son una de las familias más ricas del país. Pronovias es una empresa que administra una red de 155 tiendas y vende sus creaciones en 4.000 puntos de venta multimarca en un centenar de países. En 2015 facturó 150 millones de euros y declaró un beneficio de explotación de 36,8 millones. A su vez, las sicav del grupo aportaron un excedente de 33 millones. Tras el pago del impuesto de sociedades, el beneficio consolidado sumó 57,3 millones netos.

Gabriela Palatchi y Ediz Elhadef, tras su boda en La Cerdanya

Gabriela Palatchi y Ediz Elhadef, tras su boda en La Cerdanya Agencias

La noticia ha caído como una bomba en la alta sociedad catalana. El matrimonio es habitual en fiestas y siempre se les ha visto juntos en todos los actos sociales. Ambos, además, forman parte de dos familias poderosas. Palatchi creó un imperio y Gallardo es la hermana de Jorge Gallardo, presidente de los laboratorios Almirall (fabricantes de Almax, entre otras muchas cosas), empresa familiar creada por su abuelo. 

Hace pocas semanas estuvo de visita en Estambul, donde vive su hija (se casó con el turco Ediz Elhadef) y allí posiblemente aprovechó para contarle su nueva situación. El matrimonio (o ex matrimonio ya) tiene tres hijos: Gabriela, Marta y Alberto. Serán ellos, seguramente, quienes más sufran estos dáis la separación de sus padres.