Los nuevos plumas de Pedro Gómez.

Los nuevos plumas de Pedro Gómez.

El Estilo NUEVA TENDENCIA

Los plumas favoritos de la 'jet-set' regresan después de 20 años

Los famosos plumas de 'Pedro Gómez' vuelven a la primera línea de la moda con el fin de hacer más llevaderos los días en la nieve.

Noticias relacionadas

Cosecharon un éxito durante décadas, y ahora vuelven a ponerse de moda casi veinte años después. Los famosos plumas Pedro Gómez están a punto de 'echar a volar'. Aunque lo cierto es que nunca se fueron -porque son muchos los que los tienen guardados en casa- los Pedro Gómez son una prenda fetiche de coleccionista, y en las páginas de segunda mano se cotizan a precios altísimos como si salieran nuevos de la factoría.

La Familia Real los ha lucido en la nieve, al igual que Julio Iglesias (75 años) cuando estaba casado con Isabel Preysler (68) y era habitual verles junto a sus hijos cuando iban a esquiar. Pero no solo ellos, sino que mucha gente de la jet-set los utilizaba tanto en la nieve como en su look diario. Gómez era el que vestía empresarios y famosos y todos pasaron por sus manos. 

Esta marca fue creada hace 60 años, y sigue siendo una prenda referente dentro del mundo textil y en la nostalgia de algunos corazones. Se convirtieron en unos plumíferos muy demandados y exquisitos para la calle, pero la idea inicial era que fueran para la nieve. La pluma se moja y quizá no sea el tejido más ideal para ir a deslizarse por las pistas blancas donde las caídas y la ventiscas con nieve de por medio están a la orden del día.

Plumas para esquiar de Pedro Gómez.

Plumas para esquiar de Pedro Gómez.

Pero en aquellos años, cuando los materiales no se habían desarrollado tanto como ahora, era la mejor prenda para resguardarse en las altas montañas del frío debido a sus características, aunque los tejidos han cambiado mucho de cara a ir a hacer snowboard o esquiar. Ahora son waterproof y cada vez más transpirables.

La marca nace de una necesidad de crear una prenda para unas condiciones climatológicas muy adversas. En esa época no existían materiales técnicos y Pedro Gómez inventó un saco de dormir después de pasar una mala noche en una expedición. Él era modisto, hacía camisas, y debajo de su casa existía una pollería, entonces le pedía las plumas que por la noche lavaba, trataba y secaba. De la necesidades agudizó el ingenio e inventó una prenda para la montaña y a partir de ahí, todas las expediciones le pidieron que creara una cazadora ya que era habitual que la gente fueran con prendas de algodón.

[Más información: Arranca la Buenos Aires Fashion Week con su desfile más rockero]