Clemente, el 'gorila' de las estrellas.

Clemente, el 'gorila' de las estrellas.

Celebrities EL GUARDAESPALDAS DE LOS VIP

Clemente, el 'gorila' de las estrellas al que Richard Gere tuvo que parar los pies en Barcelona

El actor de Hollywood ha estado tres días en Barcelona para inaugurar la I Edición del BCN Film Fest con la película Norman, el hombre que lo conseguía todo. En los momentos privados estuvo acompañado por su novia, Alejandra Silva.

Noticias relacionadas

Si quitamos el hecho de que Richard Gere (67 años) no quiso hacerse fotos con nadie durante su estancia en Barcelona, por lo demás, es un tipo de lo más gentil, educado –saludaba con un "buenos días" a todo el mundo, elegante, con sentido del humor y una gran autoridad. El sex symbol de Hollywood por excelencia durante varias décadas demostró que quien tuvo, retuvo y, por ello, en la puerta principal de su hotel, el cinco estrellas gran lujo Casa Fuster, empezaron a congregarse algunos paparazzi y fans con la fantasía de tocarle, hablarle y hacerle fotos. Pero como en todas las historias de príncipes y plebeyas, siempre hay un malo en la historia que impide que los sueños se hagan realidad.

Richard Gere saludando a los fotógrafos y fans.

Richard Gere saludando a los fotógrafos y fans. Luis Fernando Romo

En todo momento el actor estuvo vigilado por Clemente Chávez, profesor de artes marciales que da clases de defensa, control y arresto, a quien los productores cinematográficos suelen contratar para que proteja a las estrellas. En este caso, ejercía de jefe de seguridad. Clemente se caracteriza por ser un tipo chulesco, prepotente, intimidante, con malos modales y aires de macarra, que no duda en poner continuamente las manos encima para asustar a los que se acercan a sus clientes. Entre la profesión periodística tiene fama de macarra. Tal es su carácter, que al ver que a la puerta del hotel había gente esperando al actor, decidió sacarlo por la puerta de atrás, pero un camión que estaba en la zona de carga y descarga impidió que pasara el coche y, finalmente, tuvieron que salir por la puerta principal.

Clemente, a la derecha de la imagen, atento de Richard Gere, cuya cabellera blanca asoma a la izquierda.

Clemente, a la derecha de la imagen, atento de Richard Gere, cuya cabellera blanca asoma a la izquierda. Luis Fernando Romo

Y ahí empezó el primero de los altercados. Mientras Gere sonreía a los fotógrafos –ésa es la función clave de las estrellas-, Clemente se puso gallito para apartar de en medio a todos los que pudieran molestaran a su cliente. Y Gere, que lo controla todo –otra de las facultades de las stars- tuvo que frenarlo y aplacarlo para que no ocurriera ningún incidente. Esa misma noche del jueves 20 de abril, mientras Gere y su novia, la elegante y discreta Alejandra Silva (34), acudían a cenar al restaurante Chéri, el guardaespaldas no dudó en grabar las matrículas de las motos de los paparazzi, así como sus caras y las de los fans. No contento con ello, desde su móvil llamó a los mossos d’esquadra para denunciar cierto acaso y, minutos después, varios agentes se presentaron en la puerta del restaurante que, al ver lo que estaba pasando, tal y como llegaron, se fueron. No había nada anormal.

Clemente es profesor de artes marciales.

Clemente es profesor de artes marciales.

La mala fama de Clemente tiene sus precedentes. Se encargó de vigilar el rodaje de Vicky Cristina Barcelona, donde ejerció de guardaespaldas de Penélope Cruz (42) y Javier Bardem (48) pasó de él, lo mismo que hizo Uma Thurman (46), que lo relegó a ser su chófer. También ha trabajado para Mario Casas (30) y Dani Rovira (36). Según cuentan a EL ESPAÑOL algunos de los fans que suelen acudir a los hoteles y los rodajes para conocer a los actores, este señor ha hecho llorar a muchos niños y niñas pequeñas para que se fueran y no molestaran, según él, a los actores.

Clemente, en el centro, acompañando a Mario Casas, a la izquierda.

Clemente, en el centro, acompañando a Mario Casas, a la izquierda. Redes sociales

Gere ha estado tres días en Barcelona como el primer invitado estelar de la I edición del BCN Film Fest, donde ha presentado la película Norman, el hombre que lo conseguía todo, dirigida por Joseph Cedar. Durante su estancia en la ciudad condal, Gere tuvo tiempo de conceder entrevistas, posó amablemente para los fotógrafos a los que saludó con cariño, hizo negocios, defendió la causa budista y, sobre todo, disfrutó de su novia quien la estrella hollywoodiense duplica de la edad.

La misma noche de su llegada, Gere se puso romanticón y llevó a su chica al restaurante de cocina catalana Roig Robí, ubicado en la zona noble de la ciudad. Llegaron como cualquier persona, sin ademanes de estrellas, se sentaron en una mesa normal al lado del resto de los clientes que les reconocieron y no les perturbaron –el talante catalán es como el neoyorquino ya que no se suele importunar a los rostros conocidos- y cenaron tranquilamente platos vegetarianos. Alejandra ha sido prácticamente invisible durante la visita del actor a Barcelona, una ciudad que adora y donde tiene excelentes amigos, como Thubten Wangchen, fundador de la Casa del Tíbet de Barcelona, que inauguró el Dalai Lama en 1994, con quien tuvo tiempo de mantener una distendida charla.

Richard Gere en el photocall de los premios Contnuará TVE.

Richard Gere en el photocall de los premios Contnuará TVE. GTRES

Como una de las grandes pasiones del protagonista de America Gigolo y Pretty Woman es la gastronomía, en su última comida en Barcelona el viernes 21, tras atender a los medios de comunicación, le llevaron al prestigioso ABaC Restaurant & Hotel, donde Jordi Cruz, el famoso presentador de Masterchef, se incorporó hace siete años al equipo directivo de la empresa. Los paparazzi que esperaban a Gere no pudieron obtener ninguna imagen porque todos los coches entraron directamente por el parking. Por la noche recibió el premio Continuará de TVE, grabó un mensaje para la citada cadena que se emitirá el lunes durante el transcurso de la ceremonia de los premios cinematográficos Sant Jordi y acudió a la première de su filme. Tras dormir pocas horas puso rumbo a Nueva York, mientras Alejandra se queda en España porque el miércoles 26 tiene un acto social enmarcado dentro de los desfiles de novias de la Barcelona Bridal Fashion Week.