La princesa Mette-Marit de Noruega.

La princesa Mette-Marit de Noruega. Gtres

Casas Reales PROBLEMAS DE SALUD

Mette-Marit, diagnosticada de una enfermedad incurable: "Tengo que aprender a vivir con la incertidumbre"

La princesa Mette-Marit (45 años) ha sido diagnosticada con una fibrosis pulmonar crónica. En un comunicado oficial, la propia esposa de Haaakon de Noruega (45) afirma que "he estado luchando con problemas de salud desde hace algunos años. En los últimos tiempos, las crisis han sido más pronunciadas. Esto significa que hemos pasado por un proceso bastante largo para conocer más sobre lo que padezco. Ahora empezamos a obtener algunas respuestas".

Mette-Marit de Noruega.

Mette-Marit de Noruega. Gtres

En el mismo documento destaca que "resulta que la enfermedad es más crónica de lo que esperábamos, pero con este descubrimiento médico algunas piezas empiezan a encajar, lo que también supone un gran alivio para mí". Y continúa: "Creo que la vida se trata, en cierta medida, de aprender a vivir con inseguridad e incertidumbre. También lo será para mí. Tengo que aprender a vivir con la incertidumbrePero soy muy optimista y muy feliz por tener personas tan talentosas a mi alrededor. Elijo informar sobre esto ahora, entre otras cosas, porque en el futuro será necesario tener períodos sin programas oficiales".

Según las palabras del profesor Kristian Bjøro, el médico de la princesa heredera: "la fibrosis pulmonar es una afección en la que el tejido pulmonar normal es reemplazado por tejido conectivo. El tipo que ella padece es muy inusual". No hay cura para esta enfermedad. El tratamiento se centrará en limitar su actividad y mejorar su calidad de vida. La fibrosis pulmonar dificulta recuperar la respiración y es posible que la sangre no reciba suficiente oxígeno.

La princesa Mette-Marit.

La princesa Mette-Marit. Gtres

Los achaques de salud de la princesa heredera la han hecho cambiar, en infinidad de ocasiones, su agenda real. De hecho, es habitual que a determinados actos en los que estaba confirmada su presencia finalmente no pudiera acudir y sí que lo hiciera su marido. La salud, por tanto -o la ausencia de ella- ha sido la responsable de que en los últimos años Mette-Marit haya modificado o incluso cancelado su agenda en multitud de ocasiones.

Las afecciones pulmonares han sido una constante en su vida. Desde 2002 padece dolencias de estas características con relativa frecuencia. Casi la misma asiduidad con la que ha sufrido de problemas musculares. Este miércoles se confirma, por voz de su médico y suya propia, que padece una fibrosis pulmonar crónica por la que se verá obligada a reducir exponencialmente su agenda institucional junto al futuro rey de Noruega. 

[Más información: Escándalo: el heredero de Noruega alquila un palacio regalado por su padre de forma ilegal]