La infanta Cristina e Iñaki en una imagen de archivo.

La infanta Cristina e Iñaki en una imagen de archivo. Gtres.

Casas Reales BUENA NOTICIA PARA LA FAMILIA

La felicidad de la infanta Cristina: Urdangarin podría volver a casa por Navidad

El exduque de Palma ya goza del segundo grado, una condición que le podría abrir las puertas a una celebración en familia a finales de año si su petición se lleva a cabo.

Noticias relacionadas

Iñaki Urdangarin (50 años) goza ya del segundo grado, un régimen concedido por Instituciones Penitenciarias y solicitado el pasado 9 de agosto por la Junta de Tratamiento de la cárcel de Brieva, en la que se encuentra ingresado desde el pasado 18 de junio. 

Buenas noticias para la infanta Cristina (53). Esta información llegaría con entusiasmo al entorno mas cercano de la Casa Real ya que al concedérselo podría estar más cerca de disfrutar de las vacaciones de Navidad en familia este año ya que existe una medida excepcional en la ley a la que puede acogerse. Y es que las últimas fiestas invernales no han sido un camino de rosas para el matrimonio, pues han tenido que permanece alejados de la familia del Rey y prácticamente escondidos del foco mediático, por lo que estos permisos podrían significar el comienzo de una etapa renovada para todos. 

Iñaki Urdangarin el mismo día de su entrada a prisión.

Iñaki Urdangarin el mismo día de su entrada a prisión. Gtres.

Según adelantan en El Confidencial el pasado 17 de agosto, se ratificó el segundo grado para el cuñado del rey Felipe VI (50), condenado a cinco años y diez meses de cárcel. Esta nueva condición le permite a Iñaki pedir sus primeros permisos una vez cumplido un cuarto de la condenan que en el caso del guipuzcoano correspondería con diciembre de 2019, entonces, podría pedir hasta 36 días de salidas al año. 

Iñaki puede recurrir a una medida excepcional, la de pedir participar en el Programa Individualizado de Tratamiento para que se le aplique el artículo 100.2 por el que podría gozar de cierta flexibilidad y acelerar el proceso por el que disfrutar de los permisos al combinarse diferentes aspectos de los distintos grados de clasificación. Según confirma el digital él estaría barajando esta posibilidad para poder pasar la Navidad junto a su familia. Una medida que podría hacerse efectiva aunque sería inusual.

La felicitación de la familia en Navidad de 2011.

La felicitación de la familia en Navidad de 2011. Gtres.

La infanta Cristina ha encontrado en la familia de Iñaki su mejor apoyo durante los meses del exduque de Palma en prisión. Incluso durante los primeros días del ingreso en Brieva, la madre del guipuzcoano, Claire Liebaert (83), viajó a Ginebra para ayudar y apoyar a Cristina. No sería extraño que el matrimonio, junto a sus hijos, escogiera disfrutar de las fiestas de Navidad junto a la familia paterna. 

Las visitas a Iñaki 

La primera en personarse en la cárcel de Brieva para visitar a Iñaki fue la propia infanta Cristina. Lo hacía el 24 de junio, seis días después de su ingreso y con total secretismo, evitando así la fotografía más esperada. Tres días después, el 27 de ese mismo mes, Claire entraba en el centro con la misma discreción que lo hizo la hija del rey Juan Carlos. 

Aprovechando que las visitas de fin de semana son las más extensas, las hermanas del exduque, Ana y Laura, acudieron a visitarle y lo hicieron acompañadas por sus respectivos maridos. Una de las visitas más esperadas por Iñaki fue sin duda la de su hijo mayor. Juan Valentín (19) acudió el viernes 6 de julio a Brieva y allí estuvo más de una hora. 

Mikel Urdangarin captado por un reportero de Telecinco.

Mikel Urdangarin captado por un reportero de Telecinco.

Su hermana Clara repitió y volvió a la cárcel el sábado 7 de julio, de nuevo en fin de semana y para gozar de un vis a vis. La infanta Cristina y su hijo Pablo (17) entraron en un vehículo con los cristales tintados. 

Por sorpresa también acudió la infanta Elena (54), primer miembro de la Familia Real, además de Cristina que entraba a ver a su cuñado y que fue vista por otro visitante. La última visita que se hizo pública ha sido la de su hermano Mikel Urdangarin con el rostro desencajado y visiblemente afectado. 

[Más información: La reina Sofía podría visitar a Urdangarin en la cárcel de Brieva para apoyarle de nuevo]