El detalle que ha pasado desapercibido en el posado familiar.

El detalle que ha pasado desapercibido en el posado familiar.

Casas Reales LAS INSTRUCCIONES DE UNA REINA

"Acércate más a la abuela Sofía", el 'empujoncito' delator de Letizia a Leonor

La foto familiar del pasado domingo escondía un gesto que pasó inadvertido y que fue, en parte, el responsable de la cercanía que mostraron la princesa y la reina emérita.

El vídeo real de la polémica ha coleado durante toda una semana y parece que la foto de la reconciliación va a tomar el mismo rumbo. Los detalles que se ocultan tras la imagen de unidad de la Familia Real este pasado domingo a las puertas del hospital van saliendo a la luz y dejan clara la pura estrategia que reinaba en ese posado familiar. Una vez más, Letizia (45) y su hija Leonor (12) son las protagonistas de la noticia.

Tras un fin de semana de visitas al hospital que comenzaba con las imágenes de respeto y complicidad entre las reinas después de siete días hablando de la tensión entre ellas, la foto más buscada ocurría el domingo a las 14:00 horas. Los reyes Felipe (50) y Letizia acompañados de sus hijas posaban junto a la reina Sofía (79) a la entrada al centro sanitario. La monarca emérita no paraba de sonreír porque en cada una de sus manos permanecía unida a sus dos nietas más pequeñas y éstas también se mostraban risueñas, pero ¿tanta sonrisa y complicidad era espontánea? No tanto.

El gesto que para muchos ha pasado inadvertido pone en el foco a la princesa Leonor. La joven se situaba en la foto en medio de su abuela y su madre. Sostenía de su mano a la reina Sofía, tal y como hacía su hermana al otro lado. Pero en el momento en el que los flashes de las cámaras de los medios congregados empezaron a disparar sin cesar, Letizia vio el instante idóneo para demostrar que entre abuela y nieta no existía ningún problema tras el 'manotazo' de la misa de Pascua. La esposa de Felipe VI aprovechó la atención centrada en su primogénita y la reina emérita para dar un pequeño pero apreciable toque con el bolso a su hija y hacer que ésta se acercara a su abuela en un gesto de unión.

El detalle de la reconciliación real que ha pasado desapercibido

Ya en la 'pelea real' del domingo de Resurrección se intuía una gran coordinación entre madre e hija. Hasta que Letizia no se puso ante Leonor y le tocó el pelo en la zona de la oreja la heredera no movió la mano de su madre de su hombro. La reacción de la princesa -el 'manotazo'- llegó cuando su madre le colocó el cabello y le dijo algo indescifrable. Una semana después, las instrucciones de Letizia volvieron a ser tomadas a rajatabla por su hija de cara al público. Esta vez no hubo 'toquecito' en el pelo, sino detrás de las piernas y con el bolso.

El 'manotazo' por el 'bolsazo'. La tensión personificada frente a la impostada imagen de unidad. Y Leonor siempre haciendo caso a su madre. Si Letizia no quiere fotos de sus hijas con su abuela, 'manda' a la heredera deshacerse de la mano de la reina emérita; pero si lo que quiere es mostrar felicidad y amor fraternal, 'manda' a su primogénita acercarse a su abuela para la foto. Letizia es el 'empujón' que siempre precisa Leonor.

[Más información: Del Domingo de Resurrección a la 'resurrección' de la Familia Real en 10 imágenes opuestas]