La reina Letizia, durante el concierto de este jueves

La reina Letizia, durante el concierto de este jueves Gtres

Casas Reales SEXY Y ARRIESGADA

Letizia deslumbra en el concierto previo a los premios Princesa de Asturias

La reina ha vuelto a lucir un atrevido diseño para el acto que inaugura uno de sus eventos favoritos, los que tienen lugar en su tierra natal. 

Lara Fernández

Con los hombros al aire y un original vestido azul noche. Así irrumpía este jueves por la noche la reina Letizia (45 años) en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo, lugar en el que se celebraba el tradicional concierto previo a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. Había cierta expectación ante la llegada de los reyes a una de las citas emblemáticas del año y la aparición del monarca y su esposa no defraudaban.

El color azul era el elegido por Letizia para acudir al recital. Lo hacía con un diseño de Felipe Varela (49) de seda plisada new midi (10 centímetros por encima del tobillo) en color azul noche, tal y como ha confirmado la propia marca a este medio. Completaba su estilismo con unos zapatos de salón del mismo tono y unos pendientes y pulsera. Para el cabello, escogía uno de los peinados que mejor le sientan y más le rejuvenecen: la cola de caballo. En cuanto al maquillaje, la reina decidía destacar sus pómulos y sus ojos.

Lo cierto es que la monarca suele aprovechar el XXVI concierto que precede a la entrega de los premios Princesa de Asturias para innovar con sus estilismos. Se trata del primero de los actos oficiales organizados en dicha comunidad con motivo de los citados galardones y en él, la reina Letizia siempre deja ver la versión más arriesgada de sí misma, aunque hasta ahora lo había hecho de riguroso negro. Es precisamente lo que ocurrió el año pasado, cuando optó por un look nada habitual en ella: un vestido lencero de tirantes y silueta lápiz de Felipe Varela que dejaba al descubierto sus hombros completado con un cinturón con detalles de flores joya que la estilizaba aún más.

También innovó con el peinado y el maquillaje, pues optó por lucir unos labios rojos mientras que en el pelo colocó un broche negro con pedrería sobre una melena ondulada. Fue una de las apuestas más atrevidas y controvertidas de la reina, que ha convertido a estos actos en uno de sus preferidos, tanto por los estilismos que luce como por lo significativo del escenario en el que tienen lugar.

[Más información: El rey llega a Oviedo tras poner en marcha la investidura de Rajoy]