Antonio David Flores en imagen de archivo

Antonio David Flores en imagen de archivo Gtres

Corazón TRAS SEIS MESES DE INVESTIGACIÓN

Antonio David, a juicio acusado de maltratar y lesionar psicológicamente a Rocío Carrasco

Considera que hay "indicios racionales de criminalidad" contra el exguardia civil tras minar durante años la imagen como madre de su exmujer.

Antonio David Flores (42 años) tendrá que ir a juicio, acusado de presuntos delitos de maltrato y lesiones psicológicas, después de que el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer nº 1 de Alcobendas haya decretado tras más de un año de procedimiento, el final de la investigación en su contra. En un auto firmado el pasado 12 de marzo, la jueza concluye que existen "indicios racionales" de criminalidad contra el exguardia civil, y da traslado tanto a la Fiscalía como a la acusación particular para que redacten su escrito de calificaciones.

Según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, Flores se enfrentará en el juicio a una petición formal de cinco años de prisión por parte del abogado de su expareja, Javier Vasallo, que ejerce la acusación particular: tres por un presunto delito de lesiones y otros dos por la acusación de maltrato habitual.

Rocío y Antonio David durante su relación.

Rocío y Antonio David durante su relación. Gtres

En el auto emitido el pasado mes de marzo, la instructora recuerda que "un auto de procedimiento abreviado no es una sentencia condenatoria. Parece obvio pero es conveniente recordarlo, dado el carácter mediático del presente procedimiento". Para explicar a continuación que tras seis meses de investigación, 2.200 páginas de instrucción, peritajes de siete médicos, psicólogos o asistentes sociales, e información facultativa desde al menos 2002, "se observan indicios racionales" de "criminalidad contra el imputado". "La valoración de los indicios existentes, a favor o en contra del imputado, como la del resto de las pruebas, directas o indirectas que puedan practicarse es algo que debe hacerse en el juicio oral", argumenta la instructora, antecediendo el destino del exmarido de Rocío Carrasco (40).

Contra Antonio David Flores pesan ahora los peritajes de tres médicos aportados por la acusación y, sobre todo, el informe realizado por el Equipo Técnico Psicosocial del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Además, los especialistas han trabajado con otros 22 informes médicos o psicológicos aportados por Rocío Carrasco a esta y otras causas judiciales. Todos reconocen, con distintos matices, los problemas que le ha generado a la presunta víctima el enfrentamiento judicial y familiar con su expareja, acrecentado con sus manifestaciones constantes en la prensa para poner en cuestión su imagen como madre.

Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco. Gtres

De hecho, el primer informe en el que Rocío Carrasco alerta sobre el daño que su exmarido quiere hacer a su imagen como madre está fechado en 2002. Hace ahora 16 años. A partir de ahí, los peritajes reflejan incluso el relato de situaciones agresivas en el ámbito conyugal que mermaron tanto la capacidad anímica de la denunciante como su salud mental, llegando a necesitar tratamiento psiquiátrico en 2011. La denunciante explica incluso que, pese a sufrir consecuencias severas por estas situaciones, rechazó acudir a especialistas hasta entonces por el miedo a que su necesidad de tratamiento fuera empleada tanto en la prensa como en los tribunales para intentar minar su imagen como madre y la relación con sus hijos.

Es aquí donde el auto de la jueza hace especial énfasis en el papel de Antonio David Flores, ya que los informes de los distintos procedimientos que el exguardia civil y Carrasco se han cruzado en el juzgado reflejan ya estos problemas médicos. En 2012 un informe del Equipo Técnico de Asesoramiento de la Comunidad de Madrid ya explicaba la dolencia médica de Carrasco, vinculada con la "situación conflictiva" en el ámbito familiar. En 2013, la sentencia del expediente destacaba también que, a consecuencia de estas tensiones, Rocío Carrasco estaba en tratamiento desde 2011.

Según explica la jueza instructora en su auto, "existen indicios suficientes para entender que don Antonio David Flores, a sabiendas de dicho informe y sentencia, efectuó publicaciones en los medios de comunicación donde desprestigiaba a doña Rocío Carrasco en su papel como madre o como persona". El documento judicial refleja a renglón seguido ocho intervenciones de Flores en distintos medios de comunicación donde se hacían de nuevo afirmaciones y críticas directas a la labor de Rocío Carrasco como madre.

[Más información: Antonio David, al límite: no tiene dinero para mantener a sus hijos]

La postura de la Fiscalía

La denuncia por presuntos delitos de lesiones psicológicas y maltrato habitual fue presentada por el abogado de Rocío Carrasco, Javier Vasallo, en los tribunales de Justicia de Madrid en diciembre de 2016. Pero fue la Fiscalía la que, tras decidir sobre una cuestión de competencia, apuntó que el caso debía ser investigado por uno de los juzgados de Alcobendas especializado en Violencia de Género, a los que llegó en febrero de 2017.

Con este auto, la jueza dio traslado a las partes para que redacten sus escritos de acusación o, por el contrario, pidan el archivo de la causa si aprecian que estos indicios no son suficientes. La defensa de Rocío Carrasco ha presentado ya el suyo pidiendo cinco años de condena, por lo que Antonio David Flores tendrá que acudir necesariamente a juicio.

El exguardia civil.

El exguardia civil. Gtres

Queda por conocer ahora la postura que tomará la Fiscalía. La misma que pidió que el caso se trasladara a los Juzgados de Violencia de Género. En su decisión pesará especialmente el peritaje elaborado por los especialistas de la Comunidad de Madrid designados como peritos independientes por el Juzgado. El equipo, formado por dos facultativos, una psicóloga y una asistente social de la Unidad de Violencia de Género confirman el cuadro de trastornos de la denunciante.

Los peritos médicos enviados por la jueza explican en sus informes que la dolencia de Carrasco presenta una "sintomatología compatible" con los hechos denunciados y, si bien no pueden identificar “la causa fundamental que ha provocado” el trastorno. Pero sí establecen "una relación de causalidad entre el agravamiento de los síntomas" que presenta la misma y las apariciones de su expareja en la prensa criticando su papel como madre.

El informe psicosocial llega a calificar la conducta de Flores sobre su exmujer como de "un estilo agresivo y descalificador", con "elevada exposición mediática, que provoca secuelas sociales en su patrimonio familiar, con pérdida de dinámica relacional con sus hijos y la existencia de sintomatología física y afectación anímica". Los informes de los peritos de parte son todavía más concretos y relacionan de forma directa las críticas a la labor como madre de Rocío Carrasco en los medios de comunicación con la causa de sus dolencias, "compatibles" con los síntomas de las víctimas de maltrato.

Pese a que los peritos médicos designados por Flores estuvieron presentes en las exploraciones médicas y las entrevistas realizadas a la denunciante por orden del juzgado, no existe en la causa informe alguno por su parte. En su momento, los letrados de Flores se quejaron de que Carrasco se negó a someterse a las pruebas solicitadas por la defensa. La jueza le recordó entonces que su exmujer tenía completo derecho a hacerlo, y que su actitud sería debidamente valorada en el posible juicio. Algo que ahora está ya a las puertas de materializarse.

[Más información: Rocío Carrasco no tendrá que someterse a las pruebas psicológicas de Antonio David]