Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco. Gtres

Famosos LUCHA EN LOS JUZGADOS

Rocío Carrasco no tendrá que someterse a las pruebas psicológicas de Antonio David

La Audiencia Provincial confirma de forma definitiva que como "víctima" no puede ser obligada. 

Daniel Montero Alejandro Requeijo

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado de forma definitiva que Rocío Carrasco (40 años) no deberá someterse a las pruebas psicológicas de los peritos propuestos por su exmarido, Antonio David Flores (41). En un auto firmado el pasado 14 de diciembre y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la sección de Violencia Sobre la Mujer explica que Rocío Carrasco es considerada en este procedimiento una "víctima" y que por tanto, no se le puede obligar a realizar "cualquier tipo de prueba de valoración personal en contra de su voluntad".

La decisión de la sección número 27 de la Audiencia Provincial llega después de que la defensa de Antonio David Flores insistiera de forma reiterada y a modo de recurso en que la hija de la cantante Rocío Jurado se sometiera a las pruebas psicológicas propuestas por sus peritos de parte, en la investigación que se instruye contra él por un presunto delito de malos tratos psicológicos.

Una de las últimas imágenes públicas de Rocío.

Una de las últimas imágenes públicas de Rocío. Gtres

La querella sobre este caso llegó a los juzgados de Alcobendas el 13 de marzo de 2017, cuando Carrasco mantuvo en un escrito que, fruto de las continuas manifestaciones en su contra realizadas por su marido en los medios de comunicación durante años, había sufrido un presunto maltrato psicológico con secuelas evidentes.

El 22 de mayo de 2017, dos meses después de que se presentara la denuncia, el juez instructor dispuso que la Unidad de Valoración Integral fuera la encargada de hacer las pruebas psicológicas a Rocío Carrasco, con el fin de determinar "qué lesiones sufre, cuál es la causa de esas lesiones y si son factor exclusivo de las mismas las informaciones efectuadas por el denunciado en los medios de comunicación".

Lucha por los peritajes

Dos semanas después, tanto Carrasco como Flores pudieron designar también a sus peritos de parte, es decir, los especialistas elegidos por ellos para participar en las pruebas dictaminadas por el juzgado. Cuando llegó el momento, Rocío Carrasco decidió someterse a los test del equipo psicológico dispuesto por el juzgado, además de atender a las necesidades de su perito. Pero declinó participar en las pruebas psicológicas planteadas por la defensa de Antonio David Flores.

Fue entonces, el pasado 19 de julio, cuando la defensa del exguardia civil recurrió, solicitando que se obligara a Rocío Carrasco a someterse a las pruebas de parte. Como elemento de convicción, Flores alegaba que su perito tenía una metodología distinta a la propuesta por los otros especialistas, y que además debía tener copia de todos los test psicológicos realizados por su exmujer, en lugar de consultar únicamente los resultados.

El 23 de agosto, la Justicia le dio la razón en ese punto, y dispuso que que el psicólogo nombrado por Antonio David Flores tuviera acceso a todos los datos de los resultados de la pruebas. Sin embargo, rechazó que Carrasco fuera obligada a pasar por un nuevo test planteado por la defensa. La ratificación llegó el pasado 13 de septiembre. Y ahí, Flores presentó un nuevo recurso.

Antonio David saliendo de los juzgados.

Antonio David saliendo de los juzgados. Gtres

El objetivo de las pruebas

Ahora, es la Audiencia Provincial la que le dice de forma definitiva que Rocío Carrasco no deberá someterse a más pruebas psicológicas si ella no lo desea. Es su derecho. "Cuestión distinta es la valoración que este hecho pudiera, en su caso, merecer en el momento procesal oportuno", apunta también el auto, explicando que decisión de no participar en las pruebas propuestas por los peritos de su exmarido podría ser también un elemento a valorar por el juzgador, llegado el caso.

El escrito de la Audiencia Provincial recuerda además que el objetivo de estas pruebas no es "determinar la credibilidad o veracidad de las manifestaciones prestadas por la denunciante", si no valorar y confirmar la existencia de secuelas que médicamente sean compatibles o consecuencia directa de un posible delito de maltrato psicológico.

La decisión de la sala de no obligar a Carrasco a someterse a más peritajes acerca además a la finalización de la instrucción, momento en el que el juez deberá decidir si confirma los indicios de maltrato y sienta a Antonio David Flores en el banquillo.

[Más información: Las aplastantes pruebas de Rocío Carrasco para meter en la cárcel a Antonio David]