Corazón ANIVERSARIO DE SU MUERTE

Guerra en la familia de la Veneno: renuncian a conocer la verdad por dinero

Se cumple un año de su muerte y su familia se encuentra enfrentada por conocer lo que de verdad ocurrió aquella noche de noviembre.

Después de estar varios días en coma, Cristina Rodríguez, conocida por todos como La Veneno, fallecía el 9 de noviembre de 2016. A partir de ese momento, comenzó un mes de luchas entre los familiares: un bando quería que se siguiera investigando y otro bando aceptaba las causas de aquella primera autopsia que hablaba de accidente doméstico.

Ahora, un año después, el caso de La Veneno está cerrado para la justicia pero sigue siendo una herida muy abierta para los familiares. De hecho, la familia sigue dividida. Como ya adelantó JALEOS, la hermana de Cristina se había aliado con un promotor leonés para reabrir el caso y conocer la verdad. Sin embargo, se ha encontrado con un muro: su propia familia.

La veneno posando durante la cabalgata de 2001.

La veneno posando durante la cabalgata de 2001. Gtres

La razón principal que ha llevado a que una parte de la familia no quiera reabrir el caso es el miedo a perder el dinero que cobraron del seguro. El que Cristina muriese por una caída en su propia casa ha hecho que sus padres cobren una gran indemnización. Si esta nueva investigación pusiese en duda el accidente doméstico, la familia tendría que devolver dicho dinero.

Según ha podido conocer este medio, la madre de Cristina llama de forma constante a Mari Pepa, la hermana que quiere reabrir el caso, para que cese en su empeño de abrir de nuevo el caso de la muerte de La Veneno. Sólo intenta convencer a la hermana por miedo a quedarse sin el dinero de la indemnización.

Después de estar 40 días en la morgue, la muerte de Cristina ya enemistó en su momento a esta familia. Mari Pepi quería continuar con la investigación. Sin embargo, los padres y el resto de hermanos decidieron incinerar a Cristina sin decírselo a nadie, cerrando toda posibilidad de mantener abierto el caso y aceptando la versión de la primera autopsia. 

Recaudación de dinero para pagar al abogado

Según indicó ya EL ESPAÑOL, el promotor leonés y Mari Pepa están en conversaciones con el abogado Fermín Guerrero, conocido de la familia, para que lleve el caso. Este letrado se hizo muy conocido en los medios de comunicación después de haber abandonado la defensa de Raquel Gago en mitad del juicio por el asesinato de Isabel Carrasco en León. Guerrero desapareció sin dar explicaciones y la vista tuvo que ser incluso aplazada ya que el abogado no daba señales de vida.

La Veneno.

La Veneno.

Fermín Guerrero ya se ha desplazado hasta Granada para conocer todos los detalles del caso. Quiere aceptar la investigación y cree que hay opciones para ganar, pero pide 6.000 euros para ponerse a trabajar. Un dinero que están dispuestos a asumir.

Para poder pagar a dicho abogado, pretender realizar varias galas homenaje en Madrid y en León con el fin de recaudar dinero y así poder pagar los servicios. De momento, el la apertura del caso se encuentra estancada hasta que se acepten las cuotas.

Una autopsia siempre cuestionada

Aunque no se llegó a hacer una segunda autopsia en el cuerpo de Cristina, sí que se consiguió que hubiese un segundo análisis de los resultados. Finalmente, se volvió a decir que Cristina había fallecido por un accidente doméstico. Aunque fue un varapalo para la familia de La Veneno, algunos supieron aceptar mejor que otros el resultado.

La Veneno en la portada de un disco.

La Veneno en la portada de un disco.

A pesar de que hubo una parte de la familia, como la propia Mari Pepa, que se negaba a coger como último testimonio de Cristina lo que la artista le había contado a su biógrafa, otros hermanos sí que sabían desde el principio que harían cumplir el último deseo de La Veneno.

De esta forma, como está escrito en su biografía, las cenizas de Cristina fueron esparcidas por el Parque del Oeste de Madrid, donde La Veneno ejerció la prostitución y donde fue encontrada por el equipo de Esta noche cruzamos el Mississippi, un programa que le cambiaría la vida.

Mari Pepa lo tiene claro: quiere que se sepa la verdad sobre la muerte de su hermana. Por eso está dispuesta a hacer que las fotografías del día de su muerte vean la luz en los medios de comunicación. Su única intención es demostrar que en el informe del ingreso hospitalario no se habla en ningún momento de los hematomas que tenía por todo el cuerpo Cristina. Sin embargo, en las fotografías que se hicieron del cuerpo sí estaban presentes.

Fue la propia hermana de Cristina la que le hizo estas fotografías cuando Cristina todavía estaba en coma. Era una manera de protegerse ante los futuros comentarios en torno a su muerte. Cuando los médicos y el equipo hospitalario se enteró de que se habían hecho fotografías del cuerpo, toda la familia fue expulsada del Hospital Universitario La Paz. Sólo pudieron acceder a las instalaciones cuando fueron avisados de que el estado de La Veneno era irreversible y moriría en horas.

La veneno habla de su vida en Andra, Almería (1996)