En España, los tomates, al contrario de lo que mucha gente piensa, son frutas, y es de las más consumidas a nivel nacional. A pesar de que no suele ser un producto caro, hay quienes prefieren aprender a cultivar tomates en maceta, pues su sabor es incomparable.

Además, es una buenísima opción que no te llevará mucho tiempo. Y es que esta fruta tan versátil puede ser consumida cruda, frita, en salsas, zumos, sofritos…, aportando sabor y muchos beneficios a nuestro organismo. En este artículo te contamos cómo y cuándo sembrar tomates en una maceta de forma fácil. ¡Vamos allá!

Consejos para plantar tomates en maceta

Lo primero que debes saber antes de sembrar tomates en maceta es que existen dos variedades:

  1. Determinados: este tipo de planta es más compacta, como un arbusto, y no necesita poda. Su crecimiento es limitado, de manera que es ideal para plantar tomates en maceta. Son perfectos si no dispones de mucho espacio, pues su tamaño es más reducido. Conocidos como tomates cherry, dan sus frutos a la vez, así que tendrás que cosecharlos al mismo tiempo.

  2. Indeterminados: son los tomates más tradicionales, su tamaño es similar al de una pelota de tenis y su crecimiento es ilimitado. Esta planta necesitará más espacio y cuidados, pero nos obsequia con tomates durante una temporada entera.

La maceta adecuada para depositar las semillas debe tener, como mínimo, 30 cm de diámetro y 45 cm de profundidad, aunque esto dependerá del espacio disponible. Pero, como es obvio, cuanto más grande, mejor.

Lo ideal para sembrar tomates en maceta es evitar que esta sea de algún material pesado. De lo contrario, te costará mucho moverla, así que mejor opta por una de plástico. También te recomendamos que coloques un plato específico debajo de la maceta, pues ahí quedará depositada el agua drenada tras el riego.

Hablando de drenaje, es imprescindible que la maceta tenga agujeros en el fondo para facilitarlo pues, de lo contrario, la planta siempre tendrá demasiada agua y acabará pudriéndose.

Otro punto que debes tener en cuenta es que, al principio, sembrarás todas las semillas de tomate en la misma maceta. Sin embargo, cuando germinen y se conviertan en plantas pequeñas, tendrás que trasplantarlas en distintos tiestos de forma individual. Así, te asegurarás de plantar tomates en maceta con éxito.

Por último, si te estás preguntando cómo obtener las semillas de tomate, tienes dos opciones: comprarlas en un comercio especializado, o extraerlas de cualquier tomate que tengas en casa.

Si optas por la segunda opción, asegúrate de que el tomate tenga un crecimiento limitado, pues tu objetivo es plantarlo en una maceta. Para ello, abre un tomate bien maduro por la mitad y extrae las semillas. Introdúcelas en un colador y añade agua para desprender el resto de fruta adherida a las semillas. Por último, ponlas sobre papel absorbente hasta que estén secas por completo.

Cuándo plantar tomates en maceta

Las semillas de los tomates determinados deben plantarse a principios de primavera, ya que las temperaturas en esta época no suelen descender por debajo de los 11 ºC. Y es que esta planta no soporta temperaturas inferiores a esta en su etapa de crecimiento.

Cuando tengas disponibles las semillas para plantar tomates en maceta, así como la maceta adecuada para plantarlos, procedemos a sembrarlas de la siguiente manera:

  1. En primer lugar, rellena la maceta con tierra de cultivo comprada en un comercio especializado, dejando unos 5 cm libres.

  2. Allana la tierra con la mano y esparce las semillas sobre ella dejando una pequeña distancia entre ellas.

  3. A continuación, presiona las semillas contra la tierra para hundirlas de forma parcial y añade los 5 cm de tierra que has dejado. Presiona de nuevo la tierra hasta que quede bien compacta.

  4. Riega la tierra con abundante agua, cubre la maceta con film transparente para retener la humedad, y colócala en un lugar cálido donde reciba la luz del sol.

  5. Por último, solo tenemos que esperar a que comiencen a brotar las plantas de tomate. Asegúrate de que la maceta tenga siempre la humedad adecuada, es decir, la tierra siempre debe estar húmeda, pero evitando a toda costa que se encharque.

El trasplante de las tomateras

Es conveniente, como hemos indicado, realizar un trasplante de las tomateras cuando los brotes hayan alcanzado entre 6 y 8 cm. Para ello, debes colocar cada planta en su maceta individual, así te aseguras de que crezca de forma correcta.

Lo primero que debes hacer es regar la planta para que sea más fácil extraer las plantas sin romper las raíces. Prepara antes los diferentes tiestos donde vayas a sembrar los pequeños brotes que pronto se convertirán en bonitas tomateras.

Puedes utilizar algún utensilio para ayudarte a retirar las plantas, pues es fundamental que no se rompan las raíces. Sujeta con una mano el tallo e introduce una pala pequeña con la otra por debajo, presionando con suavidad hacia arriba.

Por último, coloca la planta en su nueva maceta con un poco de tierra procurando que casi todo el tallo quede dentro de la maceta, y cubre con tierra hasta rellenar los 5 cm que dejaste. Riega las macetas con bastante agua y asegúrate de que reciben bastante luz.

Cuidados al sembrar tomates en maceta

  • Ya sabes cuándo plantar tomates en maceta, pero debes evitar que la tierra se quede seca. Además, cuanto más calor haga, mayor riego necesitarán las tomateras.

  • Cuidado con las plagas, pueden poner en peligro tus plantas.

  • En invierno estas plantas necesitan más sol, pero en verano debes evitar una exposición prolongada o se quemarán.

  • No coloques nunca tus plantas en lugares con viento en exceso.

Ya sabes cómo sembrar tomates en maceta, ahora solo te queda experimentar y comprobar que no solo es sencillo, sino que tus propios tomates estarán más deliciosos que los del supermercado. ¿Te animas?

También te puede interesar...