Bordar letras a mano en tela es una estupenda idea para dar personalidad a cualquier prenda. La moda de customizar las prendas de ropa se hace más importante si podemos añadir texto. Es una de esas artes decorativas que te pueden ayudar con la decoración de tus toallas, sábanas, etc. Puede ser un nombre, una frase divertida o lo que se desee.

Bordar a mano no es difícil y en muy poco tiempo se pueden conseguir resultados espectaculares, combinando diferentes colores.

¿Cómo se puede bordar a mano?

Aunque es importante tener ciertos conocimientos sobre coser, no es algo excluyente, pero sí ayuda mucho. Aprender a bordar a mano no es difícil, por lo que tener una buena base de conocimientos sobre coser es ideal.

Para que el bordado quede correcto, hay que pintar sobre la tela el contorno de las letras con pintura de tela. De esta forma, tendremos una guía sobre la que poder trabajar y conseguir los diseños que más nos gusten. Para ello se puede usar lápiz específico para la tela y que sea fácil de retirar en caso de equivocarnos.

Por otro lado uno de los remedios caseros puede ser  buscar una fuente o tipografía que nos guste. Podemos crearla o inspirarnos en alguna que conozcamos. De esta forma, el diseño será mucho más personal.

Se pueden elegir diferentes estilos de puntadas para bordar letras en tela. Si se quiere tener un diseño sutil pero que llame la atención, se pueden usar puntos de cruz. En cambio, si quiere proporcionarse cierta dimensión a las letras, se debe optar por hacer puntadas acolchadas.

Si se quiere bordar una letra y que quede con un notable relieve se puede optar por la puntada de cadena trenzada. Debe hacerse sobre la línea de la costura.

Para poder hacer este trabajo hay que hacer que la puntada sea por la parte posterior de la letra. Además, se aconseja hacer puntadas rectas muy juntas sobre la línea de costura trasera. Esto proporcionará a las letras un aspecto dimensional acolchado que permitirá destacar.

Diferentes clases de puntada

La puntada de espiga es un básico sobre el que podremos trabajar. Para ello, se trabaja entre dos líneas paralelas, bien sea dibujadas o imaginarias. Se realiza una serie de puntadas diagonales entrecruzadas y se hacen entre las líneas.

En el reverso de la tela, las puntadas aparecerán como filas paralelas de una puntada corriente. Hay que usar una aguja bastante delgada y larga para conseguir los mejores resultados.

Esta puntada es ideal para hacer diseños florales o también para hacer letras de forma muy sencilla. Cuando se rellene un diseño con esta puntada, hay que asegurarse de colocar las puntadas muy cerca unas de otras.

La doble puntada de espiga es otra opción. Para ello, cada fila es trabajada con una puntada de espiga de color con una pequeña brecha. Después, se usa un hilo de color diferente para hacerlas puntadas en las zonas vacías. Con ello podremos trabajar bien los bordes de las letras y proporcionarles cierto filete.

Otra puntada de espiga es la que se conoce como atada. Para conseguirla hay que hacer la puntada regular de espiga entre líneas paralelas. Enhebraremos la aguja con hilo diferente e iremos haciendo una puntada recta sobre los puntos cruzados en el patrón de espiga.

Consejos sobre el bordado a mano de las telas

Es muy importante tener en cuenta que la primera vez no saldrán las cosas como queremos. Hay que probar con trozos de tela e hilo del más barato para ir mejorando nuestra habilidad en el bordado. De esta forma se trabajará de una forma segura y más rápida.

Cuando se tenga ya experiencia, se puede ajustar el ancho de la puntada a nuestra medida. Esto debe ir en referencia al ancho que se tenga planeado para la letra.
En caso de que sea una letra pequeña, la anchura de la puntada debe ser más pequeña. Para un diseño grande, se necesitará una mayor anchura en una puntada de zigzag.

A medida que se va adquiriendo experiencia, se pueden probar con puntadas más complejas. En este caso, hay que hacer lo mismo, es decir, usar un trozo de tela para probar la nueva puntada. En este proceso se pueden preparar las dimensiones, el ancho y el color elegido para las letras de nuestra creación. Una vez con la experiencia adquirida, ya se puede comenzar a bordar sobre la tela de una prenda.

Como todo es cuestión de coger experiencia, quien sabe si con esta te haces uno de esos emprendedores de éxito y montas algunos de los negocios relacionados con el bordado de telas, puedes ganar dinero y conseguir ser uno de esos empresarios de éxito que contratan a trabajadores cualificados.