"Es grave", decía este martes en Sálvame entre lágrimas la presentadora Carlota Corredera al hablar del estado de salud de su compañero Jorge Javier Vázquez, que mantenía en vilo a media España desde que se hizo público que había sufrido un grave problema de salud que le había impedido actuar en Tudela el sábado como tenía previsto. 

Noticias relacionadas

La comunicadora desveló que el presentador del programa había sido operado, pero evitó decir de qué. Ha sido finalmente el equipo médico del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela de Madrid, donde está ingresado, el que ha desvelado el misterio a través de un comunicado

"Hemorragia subaracnoidea de origen aneurismático", rezaba la nota, explicada luego con mucha más emotividad por el propio presentador en una entrada en su blog, donde traducía a un lenguaje más común lo que le había pasado: "He sufrido un aneurisma y un ictus". 

La ruptura de una arteria dilatada

El neurólogo de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid Asier Gómez explica a EL ESPAÑOL que un aneurisma no es otra cosa que una dilatación de la arteria, que "puede estar en cualquier parte del cuerpo". Pero, en algunas ocasiones, esa dilatación hace que se rompa la arteria y se produce una hemorragia y, como consecuencia, un ictus, que no es otra cosa que una falta de riego cerebral. 

Cuando la ruptura de un aneurisma causa un accidente cerebrovascular de este tipo hablamos de un ictus hemorrágico, que puede tener también otras causas. "Cuando hay hemorragia una de las causas es un aneurisma", señala López.

El especialista del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos de Madrid Julián Villacastín hace una descripción gráfica de lo que es un aneurisma. "Es como cuando ves un globo en forma de salchicha y aprietas una punta, que hace que se produzca una hinchazón en esa parte del globo y que las paredes del mismo casi se transparenten", comenta a este diario. La ruptura de esa pared provocaría que se saliera el aire, pero si hablamos de una arteria del cerebro lo que se sale es la sangre, una hemorragia. 

El médico añade que el término del parte médico "subaracnoidea" revela que la arteria donde se formó el aneurisma que se rompió pasaba por debajo del aracnoides, una membrana que protege al cerebro. 

Las consecuencias

Dependiendo de la forma y el tamaño del aneurisma, la hemorragia será mayor y las consecuencias pueden ser más o menos graves. "Puede alterar el tejido cerebral que tienes debajo y tener un efecto vasoconstrictor en las arterias de alrededor y también causar un déficit cognitivo", apunta Villacastín y coincide Gómez, que comenta que el riesgo es ligeramente menor si la ruptura del aneurisma es precisamente en esa zona. 

Todo parece indicar que a Jorge Javier no le han quedado secuelas graves, como lo demuestra el parte médico, que señala que "la evolución de su cuadro clínico está siendo favorable". El hecho de que haya escrito en su blog también es una buena señal.

Con respecto a la posibilidad de que haber sufrido un aneurisma implique tener más riesgo de otro en el futuro, los médicos se muestran cautelosos. "Depende de la localización, del tamaño y de la forma", señala Villacastín. "En muchas ocasiones, lo que se hace es buscar si existen otros aneurismas que aún no se hayan roto; si los encuentras, puede ser signo de que la lesión sea familiar", apunta el neurólogo de la CUN, que explica que, en dichos casos, se puede optar por un tratamiento vigilante o uno preventivo, que consistiría poner unos clips -denominados coils- alrededor de la parte dilatada de la arteria o una especie de mallas conocidas como stents. 

En cualquier caso, ambos especialistas señalan que la ruptura de un aneurisma es un episodio importante, aunque Gómez apunta a que "muchos producen hemorragias pequeñas" y pueden cursar sin gravedad. Villacastín por su parte, no duda en decir que el presentador ha tenido "mucha suerte". "Desgraciadamente, es una de las patologías más comunes en la donación de órganos, porque los que fallecen por esta causa mantienen intacto el corazón", apunta. 

Diferente al de María Teresa Campos

Al leer en el blog de Jorge Javier que ha sufrido un ictus, muchos habrán asociado lo ocurrido al presentador con lo que padeció su amiga María Teresa Campos, pero son dos entidades distintas, aunque compartan nombre de pila. El ictus de la malagueña fue isquémico, el que sucede cuando se tapona una arteria y no hemorrágico. Ambos comparten nombre porque los dos hacen que se detenga el flujo de la sangre. 

Además de ser más frecuente que el hemorrágico, el ictus isquémico se suele producir en personas más mayores que Jorge Javier y está más asociado a los clásicos factores de riesgo cardiovascular: tabaquismo, obesidad, colesterol alto o tabaquismo, entre otros. Por su parte, el hemorrágico puede ser familiar -la propensión al aneurisma puede ser congénita-y en cuanto a factores de riesgo se asocia más a la hipertensión. "El estrés aumenta el riesgo", subraya Villacastín. 

También los síntomas difieren. Como comenta el propio presentador, el más típico del ictus hemorrágico por rotura de aneurisma es un intenso dolor de cabeza. "Los pacientes suelen decir que es como si les clavaran un cuchillo en la cabeza y que es así desde el principio y de forma repentina", comenta el neurólogo de la CUN, que concluye recomendando a quién sufra un dolor de cabeza de ese tipo acudir a las Urgencias de su hospital más cercano.