Hace años que la obesidad dejó de ser un problema exclusivo de la edad adulta, para acabar afectando a gran parte de la población infantil. De hecho, solo en los últimos tres años, el número total de individuos que han necesitado un recambio de cadera o prótesis ortopédica a causa de la obesidad ha aumentado un 60%, según afirma el medio anglosajón The Telegraph.

Noticias relacionadas

Dicho aumento no se debe a la población adulta de edad media, sino a jóvenes e incluso niños de 10 años, lo que implica que se están empezando a realizar cirugías de prótesis articulares a edades más tempranas que nunca.

Según cifras del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), desde el año 2014 se han realizado intervenciones quirúrgicas de reemplazo de cadera en diez niños y adolescentes de entre 10 y 19 años; además, dos de estos niños requirieron también una prótesis de rodilla a causa de su obesidad. Asimismo, 86 individuos de 20 años han requerido prótesis de cadera y 11 de ellos también añadieron prótesis de rodillas a su cirugía, también a causa del exceso de peso.

Los daños colaterales de la obesidad

Según el presidente de la Federación Mundial de Obesidad, Philip James, el actual problema con la obesidad no solo no parece estar disminuyendo sino que probablemente aumentará y empeorará durante los próximos años, lo que en consecuencia provocará más problemas de espalda y a nivel articular en general.

Asimismo, James alerta de la necesidad de tener en cuenta este aumento exponencial de pacientes que necesitaran intervenciones de ortopédicas, entre las cuales destacan las comentadas prótesis de rodillas y caderas.

En cuando a Reino Unido, los expertos afirman que la obesidad ya es el principal factor de riesgo para necesitar la implantación de una prótesis en alrededor de 500 adolescentes. Por su parte, entre los niños que sufren obesidad, está empezando a detectarse un aumento de riesgo de sufrir una enfermedad denominada deslizamiento de la epífisis de la cabeza femoral; es decir, una separación de la cabeza del hueso del femur respecto de la cadera.

Dicha enfermedad necesita una cirugía inmediata para estabilizar la articulación de la cadera mediante un tornillo, requiriendo en algunos casos un reemplazo completo de la misma por un daño excesivo. Esto significaría que los problemas no acabarían en una única cirugía, sino que realizar tal intervención a una edad tan temprana implicaría un aumento del riesgo de necesitar una segunda intervención de sustitución de la articulación al menos una vez más en la vida.

Los datos de la obesidad

Solo en Reino Unido, según datos del NHS, el 9,6% de los niños sufren sobrepeso al iniciar la etapa escolar. Asimismo, a la edad de los 10 y 11 años, el 20% de los niños son obesosEn España, según una reciente investigación de la OMS, entre 1975 y 2016, la prevalencia de la obesidad ha aumentado en niños del 3% al 12% y en niñas, del 2% al 8%.

Sufrir obesidad a una edad tan temprana implicaría una alteración del crecimiento óseo, por lo que la necesidad de prótesis conlleva más riesgo que realizar tal intervención en la edad adulta.

Ahora, además de las conocidas enfermedades relacionadas con la obesidad, como son la diabetes, la hipertensión y los problemas cardiovasculares en general, los expertos están empezando a notar un aumento exponencial de los problemas articulares con un desgaste mucho más rápido de las mismas de lo habitual. Ya no es una cosa de edad, sino de sobrepeso, llegando a puntos donde las prótesis articulares son inútiles y se requiere llegar a la amputación -con 8.500 operaciones de este tipo cada año solo en Reino Unido en personas que sufren diabetes-.