Así es el condón molecular que revolucionará los anticonceptivos

Así es el condón molecular que revolucionará los anticonceptivos GTRES

Salud Anticonceptivos

Así es el condón molecular que revolucionará los anticonceptivos

Dos sustancias químicas procedentes de plantas podrían usarse en combinación para fabricar un preservativo diez veces más efectivo que cualquier otro método. 

Roberto Méndez

A pesar de que existen múltiples y efectivos métodos anticonceptivos, aún hoy en día se cometen errores en su uso. Por ello, las investigaciones sobre nuevos métodos anticonceptivos no han dejado de sucederse.

En este caso han sido científicos de la Universidad de Berkeley los que han logrado desarrollar un nuevo método anticonceptivo, eficaz para ambos sexos y sin efectos secundarios a nivel hormonal. Sus hallazgos se han publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El nuevo "preservativo molecular"

Los investigadores han descrito su hallazgo como un "preservativo molecular", una combinación de dos sustancias químicas procedentes de plantas que crean una capa que el esperma es incapaz de perforar para llegar al óvulo.

Durante su vida, un espermatozoide humano debe recorrer unas 24.000 veces su longitud a través del cuerpo para llegar hasta el óvulo mediante movimientos de cola. Cuando se produce el encuentro entre esperma y óvulo, dicha cola se convierte en una especie de sacacorchos, empujando la cabeza del espermatozoide hacia el interior atravesando la llamada "capa pelúcida" del óvulo. Para que se produzca este empuje final se liberan iones de calcio de la cola del espermatozoide a través de un canal molecular llamado Catsper. Esta liberación se produce gracias, en parte, a la progesterona circulante.

Ahora, los investigadores han descubierto que existen dos sustancias químicas procedentes de plantas, el lupeol y la pristimerina, que son capaces de paralizar este proceso.

Cómo funciona el preservativo molecular

El lupeol es una sustancia que se encuentra en la planta aloe y en frutas y verduras tales como las uvas, aceitunas y el repollo. Por su lado, la pristimerina es una sustancia un poco menos común, la cual se puede encontrar en una enredadera cuyo nombre técnico es Tripterygium wilfordii, la cual se ha usado con frecuencia en la medicina tradicional china.

La combinación de ambos productos, según los investigadores, dio lugar a una anulación de la comunicación entre la hormona progesterona y los espermatozoides. Dicho proceso anticonceptivo sería hasta 10 veces más efectivo que otros métodos conocidos.

Este nuevo método anticonceptivo podría usarse tanto por hombres como por mujeres mediante un parche en la piel, o mediante un anillo vaginal. Aunque, por el momento, los costes de fabricación del preservativo molecular son excesivamente elevados.

Los ensayos en primates ya han empezado y a finales de año se publicarán los primeros resultados al respecto. Si las pruebas concluyen con éxito, los ensayos con humanos podrían completarse en unos pocos años.