La pizza, incluso si es casera, es uno de esos platos de los que conviene no abusar si se quiere gozar de una dieta sana y cuidar la salud. En el caso de ser aquellas prefabricadas del súper lo mejor es mantenerlas bien lejos. Tampoco conviene tomar dulces con frecuencia, por su alto aporte de azúcares, grasas y calorías, algo poco saludable para el organismo. Pero, ¿qué pasaría si juntamos ambos conceptos y nos proponemos hacer una pizza dulce? En cuanto a lo nutricional, no hay que ser muy avispado para vaticinar que el resultado será una bomba calórica poco saludable, sobre la iniciativa, acaban de lanzar un producto al mercado con estas características. 

Noticias relacionadas

La iniciativa corre a cargo de Telepizza. La marca de reparto a domicilio de pizza en España ha lanzado esta semana su nueva Telepizza Sweet hecha con Oreo, una nueva pizza dulce que sirve como postre. Según informa la empresa en una nota de prensa, se trata de un producto elaborado a base de mousse de vainilla sobre una masa negra, con topping de trozos de galletas Oreo y una salsa de chocolate blanco. Este nuevo producto se vende por 5,95 euros, a partir del pasado 24 de marzo en todas las tiendas Telepizza.

¿Qué podemos decir desde el punto de vista nutricional? Pues la verdad que pocas cosas buenas: por cada 100 gramos de este postre, 38 son hidratos de carbono, que es su principal aporte, y de estos 18,5 gramos son azúcares. La recomendación de las autoridades sanitarias es no superar los 25 gramos al día. Sobre las grasas, aporta algo más de 12 gramos en total, la mitad de ellas saturadas. La otra mitad no se especifica. 

En cuanto al aporte calórico, se trata de uno de los productos más potentes de todos los disponibles en este restaurante de comida rápida. Cada 100 gramos de esta pizza dulce contienen 285 kilocalorías, mientras que una pizza barbacoa aporta 223 kilocalorías o 215 en el caso de la pizza carbonara, según los datos de la empresa disponibles en su web sobre el valor nutricional de sus productos.

El lanzamiento de este producto ha despertado las críticas de algunos expertos en alimentación. Por ejemplo Miguel Ángel Lureña, doctor en Ciencia y Tecnología de Alimentos y divulgador, le dedicaba estas palabras a través de sus perfiles en redes sociales: “En alimentación pasa como en el cine. A menudo, en lugar de emplear el ingenio para desarrollar buenos productos, se hacen refritos cutres de lo que ya había. Explosiones y persecuciones en lugar de guiones ingeniosos e innovadores. Todo por la pasta”.

Desde sinAzucar.org, un proyecto que busca visualizar el azúcar libre que hay en muchos de los alimentos, de momento no han analizado esta nueva pizza con Oreo, pero hace unos años, en 2017, lo hicieron con otra pizza dulce que lanzó Telepizza, en aquella ocasión a base de KitKat. Según señalaron desde este proyecto que denuncia el exceso de azúcar en los alimentos, una de estas pizza dulces de tamaño pequeño, aportaba unos 80 gramos de azúcar, lo que equivale a 20 terrones. 

Este tipo de alimentos, altos en azúcar, grasas y calorías, como sucede con todos los ultraprocesados, se relacionan con un aumento del riesgo de padecer obesidad, sobrepeso, algunos tipos de cáncer, diabetes tipo 2 o de provocar efectos negativos sobre la salud cardiovarcular.

Dicho esto, ¿es posible comer una pizza sana? Según explicó a este diario Mireia Elías, dietista-nutricionista del Instituto Centta (Madrid) y fundadora de Alimentación 3S, dependerá de los ingredientes de relleno y de la masa. En cuanto a este segundo elemento, las más sanas son aquellas cuya masa se elabora a base de harinas integrales o con ingredientes como coliflor, quinoa, brócoli... En caso de hacerlas con harina a base de grano entero, la pizza aportará una cantidad elevada de carbohidratos y fibra, mientras que si se hace con coliflor o brócoli serán baja en carbohidratos y rica en agua, vitaminas, minerales y fibra.

En cuanto al relleno vale todo, siempre que sean alimentos saludables: verduras, hortalizas, carnes blancas, pescado, huevos e incluso legumbres. Lo ideal es que lleve verdura y añadir un poco de proteína. En cuanto al queso, lo mejor es elegir aquellos que cuenten entre sus ingredientes: leche pasteurizada, cuajo y fermentos lácticos y sal, nada más.

Como señalan los nutricionistas, para llevar una dieta sana y equilibrada no hay que obsesionarse contando las calorías, lo ideal es incluir alimentos nutritivos e interesantes para el organismo. Una fórmula interesante es la que plantea la Universidad de Harvard en su Plato para Comer Saludable. Consiste en que la mitad de cada plato esté formado por verduras y frutas. De la otra mitad, un cuarto por proteínas de calidad (huevos, legumbres, pescado) y el otro de granos enteros (pan o arroz integral).