La vitamina B12, también conocida como cobalamina, es crucial para nuestro organismo. Su importancia radica en que desempeña un papel esencial en la producción de glóbulos rojos, en el ADN y en el buen funcionamiento de su sistema nervioso. Cuando se sufre deficiencia de este nutriente, muchos de los síntomas surgen porque se reduce la cantidad de células sanguíneas sanas.

Noticias relacionadas

Uno de sus principales rasgos es la imposibilidad de ser producida por nuestro cuerpo, por lo que las personas deben obtener este nutriente a partir de su dieta. De hecho, la vitamina B12 se encuentra naturalmente en alimentos de origen animal, como carnes, pescados, aves, huevos y lácteos. Además, también es posible encontrarla en productos enriquecidos, como algunas variedades de pan y leche de origen vegetal.

Algunos grupos de población son más susceptibles de sufrir deficiencia de vitamina B12, entre las cuales destacan los ancianos, quienes se han sometido a una cirugía que elimina la parte del intestino que absorbe B12, personas que toman el medicamento metformina para la diabetes, personas que siguen una dieta vegana estricta o aquellas que toman medicamentos antiácidos a largo plazo para la acidez estomacal.

El principal escollo para detectar una deficiencia de vitamina B12 es que los síntomas pueden tardar años en aparecer. Sin embargo, no está de más conocer cuáles son los principales, para poder darle una solución de la forma más rápida posible.

Hormigueo en manos o pies

La deficiencia de vitamina B12 puede causar una sensación similar a la que si nos clavamos alfileres en las manos o los pies. Este síntoma ocurre porque la vitamina juega un papel crucial en el sistema nervioso y su ausencia puede ser causa del desarrollo de problemas de conducción nerviosa o daño nervioso.

En el sistema nervioso, la vitamina B12 ayuda a producir una sustancia llamada mielina. La mielina es una capa protectora que protege los nervios y les ayuda a transmitir sensaciones. Quienes sufren deficiencia de vitamina B12 pueden no producir suficiente mielina para cubrir sus nervios. Sin este recubrimiento, los nervios pueden dañarse.

Problemas para caminar

Con el tiempo, el daño a los nervios periféricos como resultado de la deficiencia de vitamina B12 puede provocar problemas de movimiento. El entumecimiento en los pies y las extremidades puede dificultar que una persona camine sin apoyo. También pueden experimentar debilidad muscular y disminución de los reflejos.

Piel pálida

La vitamina B12 juega un papel fundamental en la creación de glóbulos rojos, de tal forma que su carencia puede afectar tanto a la cantidad como a la calidad de los mismos, lo que se conoce como anemia megaloblástica. Esto glóbulos son los que al circular debajo de la piel le proporcionan su color normal.

Cuando no se producen suficientes glóbulos rojos, la piel tiende a poseer un color más pálido. Además, si son más débiles, el cuerpo los podrá descomponer más rápido y con mayor facilidad. Cuando el hígado descompone los glóbulos rojos, libera bilirrubina, una sustancia amarronada que le da a la piel el tono amarillento característico de la ictericia.

Una sensación constante de cansancio es una de los síntomas más comunes cuando nos falta esta vitamina. Pexels

Fatiga

La fatiga puede estar relacionada con la anemia megaloblástica. Por tanto, una deficiencia de vitamina B12 puede hacer que una persona se sienta más cansada. El motivo se encuentra en que estos glóbulos rojos son los que se encargan de transportar el oxígeno alrededor de su cuerpo. Si este trabajo no se realiza bien, el resultado es una mayor sensación de fatiga.

Frecuencia cardíaca rápida

Si la cantidad de glóbulos rojos no es la adecuada para que nuestro organismo funcione como debería, el corazón puede comenzar a latir más rápido para compensar la cantidad reducida de glóbulos rojos en el cuerpo.

Por tanto, la anemia megaloblástica hace que aumente la presión sobre el corazón para empujar un mayor volumen de sangre alrededor del cuerpo y hacerlo más rápidamente. Esta respuesta es la forma en que el cuerpo trata de asegurar que circula suficiente oxígeno a través de todos los sistemas del cuerpo y llega a todos los órganos. Además, un ritmo cardíaco acelerado puede ser causa de falta de aliento y de dificultades para respirar.

Dolor de boca

La vitamina B12 es necesaria para mantener una buena salud la salud bucal, Si los glóbulos rojos no son capaces de hacer llegar el oxígeno a la boca, pueden aparecer diferentes síntomas, tales como glositis (lengua roja, suave e hinchada), úlceras y sensación de ardor.

Problemas para pensar o razonar

La deficiencia de vitamina B12 puede causar problemas con el pensamiento, lo que los médicos llaman deterioro cognitivo. Estos problemas incluyen dificultad para pensar o razonar y pérdida de memoria.

Un estudio relaciona los bajos niveles de vitamina B12 con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer, demencia vascular y enfermedad de Parkinson. La causa es fácil de entender: la cantidad reducida de oxígeno que llega al cerebro podría ser la culpable de los problemas de razonamiento y pensamiento.

Irritabilidad

El estado de ánimo también puede verse afectado en caso de sufrir deficiencia de vitamina B12, lo que puede generar un aumento de puede de irritabilidad o incrementar el riesgo de depresión.

Existen indicios de que la vitamina B12 ayuda a descomponer una sustancia química del cerebro llamada homocisteína. Tener demasiada homocisteína en el cerebro puede afectar a nuestra salud mental.

Problemas digestivos

El tracto digestivo es otra de las víctimas de la deficiencia de vitamina B12. En este caso, la falta de glóbulos rojos puede implicar que no llegue suficiente oxígeno al intestino. Cuando esto ocurre, puede causar dolores o diarrea.