Si hay un hábito al que nos cuesta renunciar, ése es el famoso picoteo entre horas. Es difícil controlarlo y más aún evitarlo, sin embargo y aunque no lo creamos, podemos hacer del picoteo algo sano y por tanto, bueno para nuestra salud. Sobre todo, es fundamental tenerlo en cuenta ahora, en tiempos de confinamiento donde el aburrimiento o la ansiedad nos pueden llevar a comer más, peor o de forma más irregular, y por tanto a engordar. Mejor tener armas para combatirlo desde ya y evitar estar luego pendiente de los kilos de más y de la báscula.

Noticias relacionadas

Cuando hablamos de comer entre horas siempre se nos vienen a la cabeza alimentos no muy saludables que digamos: dulces, productos con alto contenido en grasas saturadas o aperitivos no precisamente escasos de sal. Sin embargo existen otros snacks que además de buenos no nos darán después ningún remordimiento.

"Para poder mantener el peso y hacer las comidas principales de forma correcta es importante no picotear entre horas", afirma a EL ESPAÑOL Lina Robles, nutricionista del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela. De forma habitual, "se recomienda ser ordenado a la hora de hacer las comidas: hay que cumplir con las tres comidas principales y con dos pequeños tentempiés entre horas, incluso se puede hacer una sexta en el caso de cenar pronto o de acostarnos muy tarde", añade la experta.

El picoteo saludable existe

Normalmente, explica Robles, el picoteo se relaciona con hambre emocional, es decir, con hambre producida por aburrimiento o por un mal hábito a la hora de hacer las comidas principales.

"Los picoteos se relacionan casi siempre con los alimentos prohibidos, se asocian a darnos un capricho y ese capricho suele ser algo salado, tipo patatas fritas o algo dulce como bollería industrial. A veces, es más la sensación de comer algo que el tipo de alimento que se quiera comer. Aunque es cierto que lo fácil es abrir una bolsa de patatas y no ponerte a cortar verduras crudas para tomar", expone.

Sin embargo, es importante cambiar el concepto de picoteo porque "sí que hay muchas posibilidades de picotear alimentos sanos", confirma. Alimentos que son buenos para la salud y que además no engordan. Por ejemplo, podemos optar por los encurtidos o los crudités (verduras u hortalizas frescas crudas y cortadas en tiras, listas para comer) que nos van a saciar bastante y no nos van a aportar casi calorías ni grasas. También podemos tomar alguna pieza de fruta o algún lácteo desnatado y sin azúcar como un yogur. "Son alimentos que nos van a ayudar a calmar ese hambre (o ansiedad) y que nos van a aportar pocas calorías y grasas".

En este artículo os exponíamos tres lácteos como son el skyr, el kéfir o el queso batido que son ideales para picotear entre horas. Para aderezarlos, podemos echarle semillas o frutos secos crudos o tostados (uno de los alimentos más beneficiosos que existen). Igualmente, en este otro artículo os ofrecíamos ocho ideas más para poder comer entre horas.

Normas básicas del picoteo

No es fácil renunciar al hambre entre horas. Por ello, la web MuySaludable de Sanitas ofrece algunos consejos para intentar saciar ese apetito de la mejor forma posible.

En primer lugar y tal y como nos ha explicado Robles, es adecuado tomar dos tentempiés al día, y mejor si ese picoteo es a media mañana y a media tarde y no a otras horas. En segundo lugar, es fundamental no tomar cualquier cosa. Como hemos explicado, hay que tomar alimentos sanos que además son saciantes y calman el hambre y no nos hacen engordar.

El tercer consejo o tercera regla es que el tamaño sí importa. Por ello, los nutricionistas recomiendan calcular bien el tamaño de las raciones de esos tentempiés, que no sean muy grandes, sino más bien lo contrario. En cuarto lugar, y para no engordar, hay que ser conscientes de las calorías de los alimentos. Por ejemplo, los alimentos que hemos comentado antes (frutas, verdura cortada en bastones, yogur natural…) tienen pocas calorías y permiten tomar más cantidad.

El quinto consejo es siempre tomar agua para beber y no otra cosa, ya que los refrescos o las bebidas alcohólicas lo único que hacen es añadir calorías vacías. Y por último, la sexta regla es llevar tu snack saludable siempre contigo, sobre todo las personas que habitualmente, suelen pasar muchas horas fuera de casa.