Las mujeres posmenopáusicas representan la carga poblacional más alta de enfermedad cardiovascular, incluida la muerte cardíaca súbita. Sin embargo esta tendencia podría revertise con un mayor aporte de magnesio en la dieta, ya que según muestra un nuevo estudio prospectivo, basado en datos de la Women's Health Initiative en Estados Unidos, su consumo reduce el riesgo de enfermedad coronaria mortal en estas mujeres.

El estudio, que se publica en Journal of Women's Health, fue dirigido por Charles Eaton de la Warren Alpert Medical School de la Universidad de Brown, y un gran equipo de investigadores de varias instituciones. Los investigadores examinaron la ingesta de magnesio al inicio del estudio para más de 153.000 mujeres posmenopáusicas e identificaron el desarrollo de enfermedad coronaria mortal y muerte súbita cardíaca durante los siguientes 10,5 años de seguimiento.

Los datos revelaron que una mayor ingesta de magnesio se asoció con una reducción de riesgo estadísticamente significativa en la enfermedad coronaria mortal y una reducción en el riesgo de muerte súbita cardíaca. 

Por cada aumento en la ingesta de magnesio, hubo una reducción del riesgo estadísticamente significativa: después del ajuste se observó un descenso del 7% para la enfermedad coronaria mortal fatal, y 18% de reducción del riesgo de muerte súbita cardíaca. Asimismo, en el análisis del cuartil ajustado por edad, las mujeres con la ingesta de magnesio más baja (189 mg / día) tuvieron el mayor riesgo de enfermedad coronaria mortal mortal y muerte cardíaca súbita.

"Si se confirman los resultados de este estudio, la investigación futura debería probar si las mujeres de alto riesgo se beneficiarían de los suplementos de magnesio para reducir su riesgo de enfermedad coronaria mortal", ha señalado Susan G. Kornstein, MD, Editora en jefe de la Revista de Salud de la Mujer y directora ejecutiva del Instituto de la Universidad de Virginia Commonwealth para la Salud de la Mujer en Richmond.

El magnesio juega un papel importante en la electrofisiología cardíaca. Tanto el magnesio extracelular como el magnesio intracelular tienen efectos significativos sobre los canales de iones cardíacos, especialmente los canales de calcio y potasio. Estos efectos pueden tener importantes consecuencias sobre la duración del potencial de acción, la excitabilidad celular y la contractilidad.

Este mineral desempeña una importante labor en más de 300 procesos fisiológicos distintos y resulta esencial para la asimilación del calcio, el fósforo y la vitamina C Por lo tanto, se cree que el magnesio, y en particular la hipomagnesemia, juegan un papel importante en la fisiopatología de muchas enfermedades cardiovasculares.

Hasta ahora se ha demostrados, según señalan los investigadores, que el magnesio reduce el tamaño del infarto en los modelos de isquemia/reperfusión de corazón completo, y protege el corazón en ensayos 'in vitro' contra la isquemia al aumentar significativamente la duración de la supervivencia celular durante la isquemia.

Sin embargo, los estudios y ensayos clínicos posteriores no fueron concluyentes. Muchos estudios sugirieron una relación entre el magnesio y las arritmias, particularmente las arritmias ventriculares.

Y un metaanálisis reciente demostró que los altos niveles de magnesio en la dieta se asociaron con un riesgo significativamente menor de enfermedad cardiovascular total y cardiopatía isquémica y demostró una asociación no lineal con la cardiopatía isquémica mortal.