Las innovaciones culinarias y gastronómicas están a la orden del día. Algunas de ellas con buen resultado, como demuestra la proliferación de establecimientos que, con gran éxito, unen en una misma carta propuestas de orígenes muy diferentes, como, por ejemplo, la cocina china y la asturiana. Otros intentos de fusión no tienen tanto éxito, como es el caso de los famosos intentos de mezclar nuestra típica paella valencia con ingredientes tan poco comunes como el chorizo.

Noticias relacionadas

Lo que queda claro es que la cocina fusión no es una moda pasajera, y que cada vez es más común el mestizaje gastronómico. De hecho, esta práctica, que nació en sofisticados y exclusivos restaurantes ha llegado y se está consolidando incluso en los supermercados. En muchos casos con resultados muy interesantes.

Una de las últimas propuestas en esta línea, que está causando un importante revuelo, es el hummus de aguacate, que comercializa Mercadona desde hace algunos meses. Al principio sólo se comercializó en Canarias, con el objetivo de que la empresa liderada por Juan Roig valorase su acogida y potencialidad, antes de lanzarse a ponerlo a la venta en todos los establecimientos de la cadena. Y, al parecer, la prueba piloto ha sido satisfactoria.

El hummus de aguacate une en un mismo alimento dos espacios geográficos muy lejanos y diferentes. Aunque sobre el origen del hummus existen todavía dudas, y no pocas disputas entre diferentes países, lo que sí sabemos con seguridad es que el hummus, una crema de garbanzos a la que se le añaden ingredientes como el ajo, el sésamo, el limón y el aceite de oliva, nació en algún punto de de Oriente Próximo

El origen del aguacate, en cambio, lo encontramos en México, por lo que es uno de los muchos frutos que en Europa no se conocieron hasta tiempos relativamente recientes. Esta fruta es muy versátil, por lo que es muy apreciada en la cocina. El aguacate se puede usar como alimento en crudo, combinado con otras verduras como ensalada. También es posible encontrarlo en multitud de cremas, sopas y salsas, de entre las que la más popular es el guacamole. Su principal baza es su bajo contenido en azúcar, por lo que es un alimento muy saludable. Se puede usar también untado en pan, como un tentempié muy energético para todas las edades.

Además, se le atribuyen numerosas propiedades para nuestra salud, como ser un genial antioxidante gracias al aporte de vitamina E, A, B1, B2, B3, además de los ácidos grasos. Además, es rico en potasio, magnesio y pobre en sodio

Pero, ¿es saludable o no?

Si los dos principales elementos que forman el hummus de aguacate son saludables, se podría deducir que este producto también lo es. Según el etiquetado, los principales ingredientes son los garbanzos (42%) y dados de aguacate (23,5%), lo que supone aproximadamente dos terceras partes del total. A esto se le añade, en menores proporciones, aceite de girasol, pasta de sésamo, zumo de limón, aceite de oliva refinado, cilantro, ajo molido, sal y acidulantes.

Sus valores nutricionales no son especialmente negativos, incluso al contrario, podemos afirmar que este hummus de guacamole gana en comparación con otros productos de picoteo. Ello se debe a que una proporción moderada de grasa, 22,2 gramos por cada 100 gramos de producto. Pero también a su bajo contenido en azúcares, que no superan los 3 gramos. En cambio, el garbanzo aporta una buena cantidad de proteína (5,4 gramos) y de fibra (8,4 gramos).

Un hummus de aguacate casero.

A pesar de la buena nota que podemos poner al hummus que se vende en Mercadona, siempre es posible ir más allá y conseguir las versiones más saludables de cualquier alimento. Y la mejor forma de hacerlo es optar por la cocina casera, en la que los ingredientes son tan saludables como queramos. Por eso, aquí también os dejamos esta genial receta que publicamos hace no demasiado tiempo en Cocinillas.

Eso sí, recuerda que los panecillos y las galletas saladas con las que se suele acompañar estos saludables aperitivos suelen serlo bastante menos. Así que recuerda que una buena alternativa es utilizar 'cruditiés', es decir hortalizas crudas, como zanahoria o pepino, para remojar en esta crema. De esta forma, tu salud ganará algún que otro punto.