¿Puede engordar más la fruta que un producto procesado con azúcar añadido? Esta es la pregunta que muchos españoles se han podido hacer estos días al ver un cartel publicitario de una marca comercial en redes sociales. La empresa mostró al mundo un póster en el que se comparaba el azúcar de sus productos infantiles con el que contienen ciertas piezas de fruta. Cabe destacar que las cantidades comparadas son distintas y que no se explica cómo afecta al organismo el azúcar según se consuma.

En el momento que el cartel saltó a internet la polémica se desató entre los especialistas en alimentación. Los nutricionistas criticaron fuertemente este instrumento publicitario, ya que podía dar a entender que es más recomendable consumir una papilla o unas galletas que una pieza de fruta (porque el contenido de azúcares mostrado en este cartel es inferior en los productos procesados). 

"Estas campañas confunden a la población y a los nutricionistas nos asusta el ver barbaridades como este cartel", explica Natalia Moragues, farmacéutica y dietista-nutricionista, a EL ESPAÑOL. "El problema está en que estas campañas engañan, ya que ves ese cartel y piensas que una papilla es incluso más saludable que una fruta", transmite. "La gente desconoce que estos alimentos procesados no son saludables y no deberían formar parte de la alimentación infantil", añade.

La realidad es que la mejor forma de consumir azúcar es a través de la fruta, expone la especialista, que también es la presidenta de la asociación Dietética sin Patrocinadores. "Si te paras a pensar, el alimento dulce que podemos encontrar en la naturaleza es la fruta, todo lo demás, como bollería o galletas, lo hemos creado nosotros", señala.

Aunque esta sea la forma más recomendable de consumir azúcar, la experta matiza que tenemos que consumir hidratos, aunque "no es necesario que sean azúcares". "También tenemos hidratos en los cereales. No cereales como estas papillas. Sino cereales como los que contienen el arroz, pan y ciertas pastas", destaca.

¿El azúcar de la fruta engorda?

"No es que el azúcar de la fruta no engorde como tal, todo engorda en el sentido de que todo tienen un valor calórico, hasta la lechuga", explica la nutricionista al preguntarle sobre la variación que puede sufrir nuestra curva abdominal al tomar el azúcar en fruta o en productos procesados.

"Lo que va a variar es la velocidad de absorción de los nutrientes y la saciedad que producen los alimentos en sí", señala. "Si te comes un plátano que lleva fibra y tiene un poder saciante, te va a llenar durante más tiempo y va a hacer que estés más tiempo sin comer que si te comieras unos cereales hidrolizados (una papilla) o unas galletas que se ingieren más rápido y provocan que el azúcar llegue a la sangre más rápido", relata.

"Además un alimento como un cereal hidrolizado se convierte en azúcar una vez que se ingiere, algo que no pasa con la fruta ya que la fibra hace que tenga una digestión más larga,por lo que el azúcar pasa a la sangre de forma más lenta y ese pico de glucosa es más bajo y más prolongado en el tiempo", explica.

Ante la pregunta de si alguna fruta engorda más que otra, Moragues responde que "da un poco igual". "En concreto en los dátiles está muy concentrado el azúcar y hay que controlar su consumo. Pero si se compara el resto de frutas como una manzana, una pera o un plátano son todas más o menos iguales". 

"Es verdad que el plátano tiene más azúcar que la manzana, pero un plátano de tamaño medio pesa menos que una manzana de tamaño medio. Al final si te vas a comer una única pieza de fruta te da igual la manzana que el plátano, va a tener el mismo azúcar", ejemplifica.