• 1 de 8

    Edamame.

    Se trata de uno de los entrantes más habituales en la carta de cualquier restaurante asiático que se precie. El edamame no es más que una variante de la soja, una versátil planta leguminosa que en la industria alimentaria se utiliza para hacer leche, distintos tipos de salsas y hasta harina. No se denomina edamame a las vainas, sino al proceso de elaboración que siguen éstas (un simple hervido) al que posteriormente se le añade sal. 

  • 2 de 8

    Frutos secos.

    Ya sean nueces, anacardos, cacahuetes o almendras, los frutos secos, siempre que no estén fritos o rebozados en miel, son una excelente opción para picar entre horas. Muchas personas siguen pensando que estos alimentos engordan. No es cierto. De hecho, gracias a su alto contenido en fibra y a su poder saciante, evitan que sigamos comiendo otro tipo de alimentos superfluos y mucho menos saludables. 

  • 3 de 8

    Fruta cortada.

    El consumo de frutas y verduras entre los españoles está muy lejos de ser lo que debiera. De hecho, tal y como indica el Informe del consumo de alimentación en España, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, en el último año se ha reducido el volumen de compra de fruta un 3,5%. No descubrimos nada si decimos que la fruta es un alimento imprescindible en la dieta de cualquiera. Sin embargo, el hecho de que haya que pelarla, supone un impedimento para muchas personas, tal y como ya contamos en EL ESPAÑOL. La fruta cortada aparece en el mercado para solventar este inconveniente, aunque su precio es más elevado que el de la fruta a granel.

  • 4 de 8

    Palitos de zanahoria.

    Con la verdura pasa tanto o más de lo mismo que con la fruta. Su consumo en España está muy por debajo de lo que debiera. Es fácil hacer unos palitos de zanahoria de forma casera sin tener que recurrir a este tipo de productos envasados que derrochan plástico, pero la pereza se impone entre el común de los mortales. Aun así, son una alternativa saludable a las tradicionales tostadas o rosquillas de pan crujiente que se utilizan para tomar hummus o queso , que suelen estar elaboradas con harinas refinadas. 

  • 5 de 8

    Fruta congelada.

    Hacendado comercializa desde hace poco más de un año cuatro tipos de fruta congelada: mango, piña, fresas y una mezcla de frutas rojas. Se trata de fruta natural, que ha sido sometida a un proceso de térmico para evitar que se degrade. "Ya, pero es que la fruta congelada pierde las vitaminas". De eso nada. Se trata de un mito. Se trata de una opción saludable más. 

  • 6 de 8

    Habitas tiernas.

    Las habas son un tipo de legumbre que tiene forma de vaina y que se pueden tomar tanto al microondas, estofadas o, en este caso, crudas como aperitivo entre horas. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) advirtió hace algún tiempo de que la ingesta media de este alimento en España no llega a los 12 gramos diarios, muy por debajo de lo recomendable (entre 25 y 45 gramos diarios). Las habas, como el resto de legumbres, tienen un alto valor proteico y contenido en fibra, por lo que aportan saciedad.

  • 7 de 8

    Aceitunas negras.

    El común de los mortales relaciona la palabra inglesa 'snack' con toda una serie de opciones poco saludables como las patatas fritas, la bollería, o los frutos secos cargados de sal o rebozados en aceite. La realidad es que 'snack' puede traducirse por tentempié o piscolabis. Las aceitunas, en sus múltiples variantes, son otra opción saludable para combatir el hambre entre horas. 

  • 8 de 8

    Mazorquitas en vinagre.

    Los encurtidos como las mazorquitas en vinagre, las cebolletas o los pepinillos son alimentos que, como encurtidos, han sido sometidos a un método de conservación que utiliza el vinagre. Simplemente. Se trata de otra opción saludable para comer entre horas, pero conviene vigilar el contenido de sal de los mismos. 

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain