Desescalada del confinamiento pero no de la contaminación. En las últimas cinco semanas (del 4 de mayo al 7 de junio), desde que se empezaron a levantar las restricciones a la movilidad movilidad, la concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) ha aumentado en España entre un 15% y un 65% con respecto a abril, mes en el que estaba instaurada la cuarentena, según un análisis de eltiempo.es. Al mismo tiempo, la mayoría de españoles rechaza que la polución del aire vuelva a los niveles anteriores a la pandemia, según una reciente encuesta. 

Noticias relacionadas

En el análisis sobre la contaminación del aire se han medido los niveles de Barcelona, Bilbao, Girona, Granada, Madrid, Málaga, Oviedo, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza. La selección de estas ciudades se debe a que diez de ellas han mostrado en años previos los valores más altos de NO2; principalmente Barcelona, Madrid y Granada, en donde las concentraciones medias suelen ser superiores a 30 µg/m3 durante esta época del año.

En todas estas ciudades, los niveles de NO2, procedentes principalmente del tráfico rodado,se dispararon a partir de inicio de la desescalada. Siendo Vigo (65%), Málaga (58%) y Granada (44%) las que han registrado mayores incrementos en su contaminación en este periodo, según este análisis. Madrid y Barcelona, pese a registrar habitualmente importantes datos de contaminación por NO2, han quedado por debajo de estas al entrar más tarde en las primeras fases de desconfinamiento.

Mapa aumento de contaminación por NO2 durante la desescalada. eltiempo.es

La contaminación 'rebrota'

Las cifras de contaminación alcanzadas en las últimas semanas contrastan con los descensos en los niveles de NO2 logrados durante el confinamiento en España. El cese de la actividad y la reducción del tráfico permitió que durante las primeras 6 semanas de confinamiento la contaminación por NO2 disminuyera entre un 30% y un 75% respecto a las mismas semanas de 2019.

Sin embargo, dado que la principal fuente de dióxido de nitrógeno en las ciudades es el tráfico rodado -en torno a un 80%-, al igual que las concentraciones descendieron al disminuir el tráfico urbano en ese momento, la desescalada, con la vuelta de los coches a las calles, ha disparado ahora los niveles en muchos puntos de España.

¿Qué factores influyen? 

Además del tráfico que vuelve a tomar las ciudades, la meteorología también juega un papel relevante en las concentraciones de los gases contaminantes. En situaciones anticiclónicas la estratificación estable del aire impide que el aire ascienda, acumulándose la contaminación cerca de la superficie. Las situaciones inestables, en cambio, favorecen la mezcla de las masas de aire y la dispersión de contaminantes.

Durante el mes de abril, el paso de varias borrascas ha favorecido el segundo escenario. Sin embargo, esta situación ha cambiado al llegar mayo y el aumento de la presencia de anticiclones. Este fue el caso de la semana 18 al 24 de mayo, con un anticiclón que se extendió desde las Azores hasta Europa central, que abarcó gran parte de la península. 

En Granada y Málaga, estas altas presiones coincidieron con el cambio de fase, registrándose en ambas ciudades los valores más altos de NO2 de las últimas 9 semanas analizadas: 24,2 ug/m3 en Málaga y 23.9  ug/m3 en Granada. 

Mientras que en la semana del 25 de mayo, una DANA situada en el centro y la meseta sur, marcó la bajada de las concentraciones de NO2 en las ciudades del sureste peninsular.  

Tabla reducción de la contaminación. eltiempo.es

Pese a estos incrementos, los niveles de NO2 siguen estando muy por debajo de los valores que se registraban en años previos. Comparando estas semanas de mayo y junio con el periodo 2016-2019, las concentraciones de NO2 están entre un 20% y un 55% por debajo de lo habitual para estas fechas. Sin embargo, esta reducción es menor que las bajadas registradas en abril, que oscilaban entre un 40% y un 70%.

Los españoles no quiere la polución previa al virus

El 74 % de madrileños y barceloneses, y el 64 % de los encuestados en grandes áreas urbanas de Francia, Italia, Alemania, Bélgica y Reino Unido, no quiere que el levantamiento de las medidas de restricción a la movilidad por el coronavirus devuelvan la contaminación del aire a niveles previos a la pandemia.

Ese es el porcentaje de la población sondeada que, en una encuesta elaborada por la firma demoscópica YouGov para la plataforma Transporte & Medio Ambiente, dice estar muy de acuerdo o algo de acuerdo con la afirmación de que durante el confinamiento ha notado una mejoría de la calidad del aire y que no quiere que la contaminación regrese a los niveles pre-covid-19.

Sólo los encuestados en grandes áreas metropolitanas de Italia (78 %) y Bélgica (77 %) superan a España (74 %), seguidos de Francia (71 %), Reino Unido (69) y Alemania (52 %). 

Además, el 68 % de los encuestados aprueba que las ciudades tomen medidas para proteger a los ciudadanos de la contaminación atmosférica, que provoca unas 400.000 muertes prematuras al año en la Unión Europea (UE) y que ha caído considerablemente con el parón del tráfico rodado durante el confinamiento. En Madrid y Barcelona son un 82 % los que opinan en ese sentido, mientras que sólo un 9 % dice estar en contra.

El 74 % de los encuestados, y el 83 % de aquellos que residen en Madrid y Barcelona, creen que los municipios deben de proteger a los ciudadanos de la contaminación atmosférica, incluso aunque esto implique reconfigurar el espacio público para otorgar más espacio público a ciclistas, peatones y transporte público.

La encuesta se realizó entre los pasados días 14 y 21 de mayo a 7.545 adultos de las áreas metropolitanas de Barcelona, Madrid, Roma, Milán, París, Marsella, Lille, Lyon, Toulouse, Niza, Berlín, Hamburgo, Colonia, Fráncfort, Múnich, Londres, Manchester, Londres, Manchester, Birmingham, Leeds y Glasgow.