Los tardígrados, también conocidos como osos de agua, son una especie de invertebrados microscópicos que se caracterizan por su extraordinaria capacidad para sobrevivir a todo tipo de condiciones extremas. Por ejemplo, se ha demostrado que pueden vivir durante 30 años sin beber ni comer ningún tipo de alimento, soportar temperaturas extremas o incluso el vacío espacial. Pero un nuevo estudio apunta que el calentamiento global también podría ser fatal para esta resistente especie.

Noticias relacionadas

En una investigación publicada en la revista Scientific Reports, los científicos del departamento de Biología de la Universidad de Copenhague han analizado la tolerancia a las altas temperaturas de la especie tardígrada, Ramazzottius varieornatus, un tipo que se encuentra con frecuencia en hábitats transitorios de agua dulce.

"Las muestras utilizadas en este estudio se obtuvieron de las canaletas del techo de una casa ubicada en Niva, Dinamarca. Evaluamos el efecto de las exposiciones a altas temperaturas en tardígrados activos y desecados, y también investigamos el efecto de un breve período de aclimatación en animales activos ", explica el postdoc Ricardo Neves. 

Sorprendentemente, los investigadores estimaron que para los tardígrados activos no aclimatados, la temperatura letal media es de 37,1 ° C, aunque un período de aclimatación corto conduce a un aumento pequeño pero significativo de la temperatura letal media a 37,6 ° C. Curiosamente, esta temperatura no está lejos de la temperatura máxima medida de Dinamarca, que alcanza ya los 36,4 ° C. 

Vulnerables a las altas temperaturas

En cuanto a las muestras desecadas, los autores observaron que la temperatura de mortalidad estimada del 50% es de 82,7 ° C después de exposiciones de 1 hora, aunque se registró una disminución significativa a 63,1 ° C después de exposiciones de 24 horas. 

"De este estudio, podemos concluir que los tardígrados activos son vulnerables a las altas temperaturas, aunque parece que estas criaturas podrían aclimatarse al aumento en su hábitat natural. Los tardígrados desecados son mucho más resistentes y pueden soportar temperaturas mucho más altas que los tardígrados activos. Sin embargo, el tiempo de exposición es claramente un factor limitante que restringe su tolerancia a las altas temperaturas ", dice Ricardo Neves.

Se han descrito aproximadamente 1.300 especies tardígradas hasta el momento. El cuerpo de estos diminutos animales tiene forma de barril (o está comprimido dorsoventralmente) y está dividido en una cabeza y un tronco con cuatro pares de patas. Su longitud corporal varía entre 50 micrómetros y 1,2 milímetros. Se encuentra distribuidos por todo el mundo en microhabitats marinos, de agua dulce y terrestres.

Además de su impresionante capacidad para tolerar ambientes extremos, los tardígrados también son muy interesantes debido a su estrecha relación evolutiva con los artrópodos (por ejemplo, insectos, crustáceos, arañas).