La NASA ha publicado una imagen que detalla con una claridad sin precedentes la situación del súper energizado centro de la Vía Láctea. La instantánea, que parte de unas 370 observaciones realizadas durante las últimas dos décadas por el Observatorio de rayos X Chandra, un satélite artificial en órbita, muestra miles de millones de estrellas e innumerables agujeros negros en el corazón de nuestra galaxia. Un radiotelescopio en Sudáfrica también ha contribuido a la construcción de la imagen.

Noticias relacionadas

"Lo que vemos es un ecosistema violento o energético en el centro de nuestra galaxia", explica Daniel Wang, astrónomo de la Universidad de Massachusetts Amherst y autor de este trabajo de investigación, a la agencia de noticias Associated Press. "Hay muchos remanentes de supernovas, agujeros negros y estrellas de neutrones. Cada punto o rasgo de rayos X representa una fuente de energía, la mayoría de las cuales están en el centro", añade el científico. Este ajetreado centro galáctico de alta energía está a 26.000 años luz de distancia de la Tierra.

"La galaxia es como un ecosistema (...) Sabemos que los centros de las galaxias son donde está la acción y juegan un papel enorme en su evolución", explica Wang en un comunicado. Sin embargo, a pesar de su relativa proximidad a la Tierra, lo que haya sucedido en el centro de nuestra propia galaxia es es difícil de estudiar, ya que, como explica Wang, está oscurecido por una densa niebla de gas y polvo.

Así las cosas, hasta ahora los investigadores no conseguían ver el centro, incluso con un instrumento tan potente como el famoso Telescopio Espacial Hubble. Sin embargo, Wang ha utilizado un telescopio diferente, el Observatorio de Rayos X Chandra que "ve" rayos X, capaces de penetrar la niebla y que ha permitido unos resultados asombrosos. Se ha conseguido la visión más clara hasta ahora de un par de columnas emisoras de rayos X que están emergiendo de la región cerca del enorme agujero negro que se encuentra en el centro de nuestra galaxia. 

Según aclaran desde la NASA, los rayos X de Chandra son de color naranja, verde, azul y morado, mostrando diferentes energías de rayos X, y los datos del radiotelescopio MeerKAT se muestran en lila y gris.

Un hilo de rayos X

Pero el descubrimiento más intrigante que han facilitado estas imágenes, publicadas recientemente en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, es el hallazgo de un hilo de rayos X llamado G0.17-0.41, ubicado cerca de la columna sur, que insinúa un mecanismo interestelar previamente desconocido que puede gobernar el flujo de energía y potencialmente la evolución de la Vía Láctea.

"Este hilo revela un nuevo fenómeno", apunta Wang. "Es una evidencia de un evento de reconexión de campo magnético en curso". El hilo, según el investigador, representa probablemente "solo la punta del iceberg de reconexión". 

"¿Cuál es la cantidad total de energía que sale del centro de la galaxia?, ¿cómo se produce y transporta? o ¿ cómo regula el ecosistema galáctico?" Estas son, según Wang, las preguntas fundamentales cuyas respuestas ayudarán a desvelar la historia de nuestra galaxia. Aunque queda mucho por hacer, estas nuevas imágenes facilitarán el camino.