Una bolsa de plástico flota junto a un arrecife de coral

Una bolsa de plástico flota junto a un arrecife de coral

Ecología El plástico nos está matando

Este país ha logrado el milagro: reducir un 80% el consumo de plástico en solo 5 meses

Aumenta el consenso entre diferentes estados del planeta con respecto al uso del plástico. El pasado mes de octubre, el Parlamento de la Unión Europea aprobaba un plan de choque contra este material contaminante. Entre otras medidas, todos los productos hechos con plásticos que tengan una versión con materiales biodegradables deberán desaparecer del mercado comunitario antes de 2021. Un mes más tarde, uno de los miembros más importantes de la Commonwealth ha dado un paso en esta dirección.

La National Retail Association (Asociación de Venta al Público, NRA por sus siglas en inglés) de Australia ha emitido un comunicado donde asegura que el país ha eliminado hasta 1.500 millones de bolsas de plástico desde el 1 de julio. Todo ello, de acuerdo con la asociación, gracias a la decisión de dos grandes cadenas de supermercado de suprimir este material en sus tiendas.

"La medida fue recibida con hostilidad por parte de ciertos consumidores en un principio", relata el director de la NRA, David Stout, "pero estas cadenas merecen un reconocimiento por reducir considerablemente el número de bolsas". Así mismo, el estado ha intervenido en esta reducción gracias a una prohibición del estado de Queensland, al noroeste del país.

De acuerdo con IFLScience, son los estados del país los que apremian al sector público para que se instauren medidas similares a nivel nacional. En casi todos las regiones de Australia se ha tramitado algún tipo de legislación para frenar esta lacra. La única que resta por unirse es Nueva Gales del Sur, la más poblada y donde se encuentran importantes ciudades como Sídney.

Las cadenas de alimentación, Coles y Woolworths, han reemplazado las antiguas bolsas de plástico por paquetes reutilizables con un coste de 15 centavos (menos de diez céntimos de euro). Los dueños de estos negocios han asegurado a la NRA que la reducción de plásticos a nivel nacional llega hasta un 90%.

Según este artículo de The Guardian, Coles se sumó y retiró varias veces del acuerdo. En un principio, la cadena pretendía cobrar a sus usuarios por una única bolsa de plástico reutilizable en lugar de adoptar los nuevos materiales de envasado.

Stout ha señalado la importancia de que sean grandes cadenas las que "allanen el camino" para que el pequeño comercio pueda sumarse al cambio ecológico. "Para las empresas, el medio ambiente, el consumidor y para los ayuntamientos (...) hay una infinidad de beneficios a la hora de adoptar estas medidas".

[Más información: Especial sobre la Contaminación por Plástico]