Con las heridas todavía frescas de las guerras mundiales, la Humanidad encontró en la segunda mitad del siglo XX un nuevo punto de unión en la exploración espacial. La cumbre de esta excitación por la ciencia llegó el día en que el primer ser humano puso el pie en la Luna en el verano de 1969. El espacio, sin embargo, es una frontera que parecía reservada para rusos y estadounidenses, pero no para los españoles.

Noticias relacionadas

España sólo ha tenido en órbita a dos paisanos: Miguel López-Alegría, nacido en España, pero criado desde muy temprano en Estados Unidos; y el famoso Pedro Duque que, a día de hoy, ocupa el puesto de ministro de Ciencia. Aunque Duque llegó al espacio después, se le considera el primer astronauta español porque López-Alegría renunció a su nacionalidad española. De todas formas, López-Alegría nunca renegó de sus raíces y se dice que llevó al espacio un banderín del Real Madrid y otro del Club Deportivo Badajoz.

Sin embargo, en los próximos meses nuestro país tiene la oportunidad de engrosar su lista de astronautas. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha convocado un nuevo proceso de selección con cinco plazas vacantes, una de ellas para una persona con discapacidad física. España es el quinto país que más candidatos ha presentado con más de 1.300 aplicantes, de los cuales 299 son mujeres. El plazo de inscripción terminó el pasado 18 de junio.

El candidato 'youtuber'

Entre todos los candidatos españoles que se han presentado se encuentra Javier Santaolalla (Burgos, 1982), que es físico y uno de los youtubers dedicados a la divulgación científica con más seguidores. Este científico que ha encontrado en la comunicación en internet una de sus pasiones pasó por el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) en Ginebra haciendo su doctorado y colaboró en el descubrimiento del bosón de Higgs.

Santaolalla explica a EL ESPAÑOL que tomó la decisión de participar en este proceso porque desde pequeño ha sentido admiración por el espacio. "Cuando leo sobre las cualidades de los astronautas me veo súper reflejado en ellas: su espíritu de trabajo, de lucha y de curiosidad". De todas estas características, el físico-youtuber hace hincapié en la capacidad que tienen estos profesionales para trabajar en equipo.

En este momento, este aspirante se encuentra a la espera de que termine la primera fase de selección en la que se escoge un grupo que pasará las pruebas más duras. El proceso puede llegar a durar unos dos años donde los candidatos pasarán pruebas muy variadas: "Buscan a gente que tenga un nivel alto de estudios, resolutiva, con facilidad para aprender y en un buen estado físico. Por eso, hay pruebas de todo tipo".

Pruebas intensas

El youtuber asegura que los encargados del proceso de selección observarán con lupa las pruebas psicológicas. "Los astronautas deben tomar decisiones en situaciones de máximo estrés y resolver los problemas en grupo. Buscan personas fuertes, estables y que demuestran empatía". El espacio exterior es el lugar más hostil para la vida y, por eso, los astronautas pasan su día a día preparándose para él.

La profesión del astronauta sigue siendo desconocida para los ciudadanos de a pie. Al contrario de lo que podemos pensar, "el trabajo del astronauta en el espacio es sólo la punta del iceberg de toda una carrera dedicada a aprender, a conocer y a mejorar como persona". Santaolalla describe el entrenamiento del astronauta como un proceso duro e intenso: se realizan simulaciones en piscinas o, incluso, en cuevas y, a la vez, aprendes conocimientos de todo tipo, desde electrónica hasta el idioma ruso.

Estos entrenamientos demandan mucho tiempo fuera de casa, sometido a situaciones de estrés que te preparan para el momento en el que en el espacio pueda suceder cualquier eventualidad. Un estilo de vida muy exigente y que exige una gran entrega. ¿Dejaría de ser youtuber Santaolalla si resulta entre los elegidos? Lejos de considerarlo, el físico piensa que de hecho este es uno de sus puntos más fuertes de su candidatura.

"Creo que la exploración espacial tiene que ser transmitida y narrada. Es uno de los mayores ejemplos de lo que la Humanidad puede lograr cuando las diferentes culturas cooperan, pero además es una ciencia que puede cambiar el destino de toda una generación. Qué mejor que sepa comunicar y llegar a todos los rincones del planeta", expone Javier Santaolalla.

El origen de todo

El científico reconoce que todo lo que involucra al espacio le apasiona, pero es la búsqueda de las respuestas más trascendentales lo que más le llama la atención. "Me metí en la Física porque amo la visión que aporta para resolver preguntas como quiénes somos, cuál es el origen de la materia… Acercarnos a las estrellas nos permite saber más sobre nuestra propia existencia. Estos temas son los que me hicieron amar la Física".

En cualquier caso, Santaolalla explica que simplemente participar en este proceso es bonito porque es una posibilidad de conocerse a sí mismo y a otros científicos con los que comparte su pasión por el espacio. Conoce a algunos de los participantes que competirán con él y los admira: "No tengo duda de que hay mucho talento español y que más de uno de los que se presentan tiene todos los ingredientes para obtener una plaza".

"Deseo que una de las plazas sea para un español porque es bueno para España, para las vocaciones científicas y para la conexión con el espacio. Ojalá ese español lo consiga y nos lo cuente; que nos contagie esa pasión por el espacio. Para mí, lo más importante como científico es compartir el conocimiento", declara Santaolalla.