Sucesos

“Lo único que le agradezco a mi madre es que me haya elegido como padre a este señor”, asegura la hija del policía que mató a su mujer en Astorga

17 marzo, 2021 13:45

Miriam Badiola / ICAL

“Jamás vi un episodio de violencia de género de mi padre hacia mi madre. Lo único que le agradezco a mi madre es que me haya elegido como padre a este señor, que siempre ha sido el que ha puesto paz, un hombre que te ayudaba en lo que pudiera. Para mí, como padre y como marido ha sido impecable”, aseguró hoy la hija del policía nacional que mató a su mujer en Astorga (León).



Así lo apuntó L.A.A. durante su declaración en la Audiencia Provincial de León, donde se celebra durante esta semana el juicio encargado de juzgar a Ángel A.A., a quien se le acusa de un delito de asesinato por acabar con la vida de su mujer, María Isabel Alonso, de un disparo, y de otro de asesinato en grado de tentativa por intentar hacer lo mismo con su vecino, J.M.G, en la madrugada del 24 de julio de 2018 en Astorga (León).



L.A.A. no convivía con sus padres, aunque sí mantenía “un contacto muy estrecho”. De hecho, marchó de la vivienda de sus progenitores cuatro horas antes de que se produjeran los hechos, ya que “ellos venían del pueblo de estar con mi hija, la recogí, estuve un poco con ellos y me fui”.

Sobre la supuesta relación de María Isabel Alonso con su vecino, J.M.G., su hija explicó que su propio padre le había dicho que “sospechaba algo” pero ella no le creó. “Le he tratado de loco por intuir algo así”, dijo, aunque reconoció que su madre “publicaba cosas que no eran ni medio normales en Facebook y empecé a sospechar también”.



Unas sospechas de Ángel A.A. que hicieron que en el mes de mayo de 2018 decidiera abandonar el domicilio conyugal e irse a casa de su hija, quien hoy relató que en ese momento “estaba muy triste y lloraba todo el rato, la quería de verdad”, por lo que decidió “pedir cita en psiquiatría en el hospital”, quien dictaminó que sufría una depresión. L.A.A. aseguró no haber visto “nunca” el arma que tenía su padre, así como que “jamás habría pensado” que su madre “podría tener una relación sentimental” con su vecino, J.M.G.



La sesión celebrada este miércoles en la Audiencia Provincial también acogió la declaración del otro hijo de la pareja, I.V.V., quien señaló que en los meses previos a los hechos, su padre “estaba muy tenso” por la separación de su hermana y el comportamiento de su ex cuñado, por lo que en alguna ocasión le trasladó que “se sentía como si todo el mundo estuviera en su contra”, así como que sospechaba que María Isabel le estaba siendo infiel.



Todo ello, según el testimonio de I.V.V., hacía que hubiera “tensión en el ambiente familiar”, así como que Ángel A.A. pensara en divorciarse. “Me enteré posteriormente de que mi padre, el maltratador como dice mucha gente, precisamente fue el que quería pedir el divorcio. Si llego a enterarme de muchas cosas que supe después, le habría dicho a mi pase que se separase, pero si no lo hizo fue por mantener unida la familia”.



Hechos

El juicio que se celebra durante esta semana en la Audiencia Provincial de León juzga los hechos ocurridos el 24 de julio de 2018, a las 2.30 horas de la madrugada, cuando presuntamente el policía nacional jubilado A.A.A. disparó a su mujer con la que tenía dos hijos, María Isabel Alonso, con un revólver, causándole la muerte en el acto.



Tras ello, acudió a la puerta de su vecino, J.G., a quien tras decirle ‘Te follas a mi mujer’ también disparó, causándole lesiones en el hombro e iniciando un forcejeo que concluyó en el momento en que apareció la Policía Nacional, que detuvo en el acto al acusado tras lograr desarmarle.



Penas

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal solicita penas de 25 años de prisión por un delito de asesinato y siete años y seis meses por un delito de asesinato en grado de tentativa, así como indemnizaciones de 50.000 euros para cada hijo, 22.000 para J.M.G. y 5.418 para Sacyl.



Por su parte, la acusación particular que defiende los intereses de J.M.G. solicita 22 años y seis meses de prisión por un delito asesinato con alevosía en grado de consumación con el agravante de género y parentesco, y doce por un delito asesinato con alevosía en grado de tentativa. Asimismo, la Asociación Clara Campoamor solicita 25 años de prisión por el delito de asesinato y una orden de alejamiento de sus hijos.

Finalmente, la defensa del acusado alega que el arma se disparó por error en las dos ocasiones, por lo que solicita la libre absolución de un delito delito lesiones ocasionado con arma con delito de homicidio imprudente y el eximente de alteración psíquica al estar “en un estado de ofuscación”.