Sanidad Castilla y León recibirá 50.000 dosis menos de Pfizer a la semana, lo que obligará a la Comunidad a reservar unidades para administrar las segundas dosis, según explicó el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, quien indicó que ésta es la razón por la que no se ponen el 100 por 100 de las que envía el Ministerio de Sanidad.En la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno, Igea defendió la importancia de completar la pauta de vacunación ante la aparición de la variante Delta, que al presentar una mayor contagiosidad aumentará su prevalencia en la Comunidad.

Castilla y León recibirá 50.000 vacunas menos de Pfizer a la semana

1 julio, 2021 19:23

Castilla y León recibirá 50.000 dosis menos de Pfizer a la semana, lo que obligará a la Comunidad a reservar unidades para administrar las segundas dosis, según explicó el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, quien indicó que ésta es la razón por la que no se ponen el 100 por 100 de las que envía el Ministerio de Sanidad.

En la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno, Igea defendió la importancia de completar la pauta de vacunación ante la aparición de la variante Delta, que al presentar una mayor contagiosidad aumentará su prevalencia en la Comunidad.

Asimismo, el vicepresidente descartó cambiar la estrategia de vacunación porque argumentó que el COVID lleva aparejado un riesgo proporcional a la edad. Por ello, recordó que la Comunidad priorizó a los mayores sobre el personal sanitario al inicio de la campaña y defendió que continuarán con los grupos fijados.

De esta forma, Igea indicó que no se puede dejar de vacunar a las personas de 30 o 40 años para inmunizar a los jóvenes, que pueden ser sus hijos, porque tengan más contagios o contactos. Recordó que las posibilidades de enfermar gravemente son hasta 30 veces superiores en las personas mayores, que entre los adolescentes y jóvenes.

Por ello, demandó al Gobierno que incremente el ritmo de vacunación en la medida de posible. Además, apuntó que no les preocupa "mucho" que haya personas que no acudan a ponerse la segunda dosis cuando les toca y consideró "normal" que haya más fallos en las convocatorias que se hacen ahora que comienzan las vacaciones.

No obstante, Igea indicó que la Comunidad ya vacuna a las personas desplazadas de forma estable, no a quien viaja para pasar unos días, porque en su opinión no la vacuna no puede ser un "incentivo" al turismo.

Finalmente, sobre la posibilidad de adelantar las segundas dosis de AstraZeneca, Igea recordó que la propuesta que se debate es ponerlas a las diez semanas, e incluso acortar ese periodo, algo que apuntó no está "en ficha técnica". Señaló que hay un debate sanitario que debe resolver la ponencia de vacunas.