Sanidad No saben cuándo, cómo, dónde y por cuanto tiempo volverán a poder trabajar, y tienen de manera reiterada que empezar en una unidad, servicio o centro sanitario diferente según el caso”, resaltan.Ante esta lamentable realidad, el Sindicato propone un conjunto de ocho actuaciones, como es en el caso de Castilla y León, la resolución de la OPE convocada en 2019 y pendiente de resolver para la publicación de nueva convocatoria (con 500 plazas de la categoría de enfermera pendientes de convocar), así como la eliminación de la tasa de reposición de efectivos en las plantillas sanitarias de las administraciones públicas.Asimismo, desde SATSE se reclama modificar la Ley del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los servicios de salud para que se establezca una convocatoria cada dos años, como mínimo, de concursos-oposición en cada servicio de salud; ofertar todas las plazas vacantes estructurales.Otras medidas planteadas son que los servicios de salud deben identificar y cuantificar el número de plazas que deben transformarse o crearse como empleo estable; la elaboración de un Plan plurianual para el abordaje de la temporalidad, en el cual se realice un observatorio de las causas motivadoras de la contratación de todos aquellos nombramientos eventuales que hayan alcanzado más de 12 meses de duración dentro de un periodo de dos años, y la tramitación del proyecto del Real Decreto de homogeneización de baremos.Por último, el Sindicato de Enfermería confía en que el compromiso expresado ahora por el Gobierno de Pedro Sánchez ante la Unión Europea no siga el mismo camino del que se adquirió en 2017 con los agentes sociales para reducir la temporalidad al ocho por ciento en el sector público y que, a fecha de hoy, sigue sin cumplirse.

Satse pide que se resuelva la oferta de 2019 para lanzar una nueva convocatoria con 500 plazas de enfermería

24 marzo, 2021 11:45

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha subrayado que España no puede seguir estando en el “punto de mira” de la Unión Europea por su inaceptable tasa de temporalidad en el sector público, y, por ello, ha reclamado a los Gobiernos estatal y de las comunidades autónomas la adopción con carácter urgente de ocho grandes actuaciones que lograrían atajar este grave problema laboral que afecta especialmente a las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas.

SATSE recuerda que la situación de elevada temporalidad que Bruselas pide ahora que se solucione para que nuestro país pueda recibir las ayudas europeas por la Covid-19 es un problema que sufren los profesionales sanitarios desde hace décadas, y que se debe al escaso interés de las diferentes administraciones públicas de garantizar puestos de trabajo más estables y dignos.

“El abuso de la contratación temporal de profesionales sanitarios es una práctica habitual de todos los servicios de salud que ellos mismos han incentivado por razones motivadas únicamente por un supuesto ahorro económico a corto plazo que, al final, no es tal y provoca una elevada rotación de profesionales y trasiego permanente de centros y servicios”, apuntan desde la organización sindical.

Un estudio de SATSE concluye que una de cada tres enfermeras y enfermeros en nuestro país tiene un contrato temporal, lo que supone que miles de profesionales siguen viviendo en una situación de precariedad, indefensión e incertidumbre continua.

“Durante años encadenan contratos temporales y tienen que estar pendientes de una llamada de teléfono para poder trabajar sin poder hacer planes de futuro. No saben cuándo, cómo, dónde y por cuanto tiempo volverán a poder trabajar, y tienen de manera reiterada que empezar en una unidad, servicio o centro sanitario diferente según el caso”, resaltan.

Ante esta lamentable realidad, el Sindicato propone un conjunto de ocho actuaciones, como es en el caso de Castilla y León, la resolución de la OPE convocada en 2019 y pendiente de resolver para la publicación de nueva convocatoria (con 500 plazas de la categoría de enfermera pendientes de convocar), así como la eliminación de la tasa de reposición de efectivos en las plantillas sanitarias de las administraciones públicas.

Asimismo, desde SATSE se reclama modificar la Ley del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los servicios de salud para que se establezca una convocatoria cada dos años, como mínimo, de concursos-oposición en cada servicio de salud; ofertar todas las plazas vacantes estructurales.

Otras medidas planteadas son que los servicios de salud deben identificar y cuantificar el número de plazas que deben transformarse o crearse como empleo estable; la elaboración de un Plan plurianual para el abordaje de la temporalidad, en el cual se realice un observatorio de las causas motivadoras de la contratación de todos aquellos nombramientos eventuales que hayan alcanzado más de 12 meses de duración dentro de un periodo de dos años, y la tramitación del proyecto del Real Decreto de homogeneización de baremos.

Por último, el Sindicato de Enfermería confía en que el compromiso expresado ahora por el Gobierno de Pedro Sánchez ante la Unión Europea no siga el mismo camino del que se adquirió en 2017 con los agentes sociales para reducir la temporalidad al ocho por ciento en el sector público y que, a fecha de hoy, sigue sin cumplirse.