Sanidad El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se reúne hoy de manera telemática con los alcaldes de municipios de más de 20.000 habitantes y presidentes de Diputación para informarles de las medidas restrictivas que adoptará el Gobierno regional ante la dramática situación epidemiológica en la Comunidad.

Castilla y León prohíbe la movilidad entre provincias, reuniones de más de 4 personas y adelanta el toque de queda a las 20.00 horas

15 enero, 2021 12:47

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha reunido hoy de manera telemática con los alcaldes de municipios de más de 20.000 habitantes y presidentes de Diputación para informarles de las medidas restrictivas que adoptará el Gobierno regional ante la dramática situación epidemiológica en la Comunidad.

Tras ese encuentro que ha arrancado a las 10 horas de este viernes, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, ha comparecido en rueda de prensa a las 12:30 horas para dar a conocer el plan de la Junta para frenar la rápida propagación de contagios en esta tercera ola, que se prevé más virulenta que la segunda.

"El decreto del estado de alarma da unas atribuciones al presidente de la Junta, que vamos a utilizar para decretar estas medidas. No podemos ir más allá del estado de alarma y de lo que prevé el ordenamiento jurídico sobre derechos fundalmentales", ha apuntado Igea. "Hemos escuchado con interés las aportaciones de los alcaldes, todos comprometidos con lograr el menor daño posible", y  ha destacado la "excelente disposición a colaborar en el cumplimiento de todo este conjunto de medidas". Dichas medidas se basan en tres ejes: limitación de la movilidad, limitación de la actividad y del contacto social.

En primer lugar, se cierran perimetralmente todas las provincias de Castilla y León, en las que habrá  limitación de la entrada y salida de personas, salvo para todos aquellos desplazamientos, adecuadamente justificados, que se produzcan por alguno de los motivos exceptuados. Entre ellos, figuran la asistencia a centros y servicios sanitarios, el cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales y legales, la asistencia a centros universitarios y educativos o el retorno al lugar de residencia habitual o familiar.

En segundo lugar, y con el fin de reducir temporalmente la movilidad de las personas lo más posible, adoptará un nuevo acuerdo relativo las horas de comienzo y finalización de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno, el llamado “toque de queda”. Así, la Junta fijará en todo el territorio de la Comunidad de Castilla y León las 20.00 horas para el comienzo de la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno, cuya finalización seguirá siendo las 6.00 horas. Durante las horas comprendidas durante este toque de queda las personas únicamente podrán circular por las vías o espacios de usos público para la realización de las actividades autorizadas previstas en el Real Decreto 926/2020 sobre el estado de alarma, así como para la asistencia a la actividad lectiva presencial de los centros docentes.

Este acuerdo se adopta en virtud del propio Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para contener la Covid, y en el que se establece que la autoridad delegada de cada comunidad autónoma podrá, en su ámbito territorial, y a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales y económicos, modular, flexibilizar y suspender el alcance y ámbito territorial de dicha medida.

En tercer lugar, el presidente ha anunciado la limitación de la permanencia de grupos de personas en espacios públicos y privados a un número máximo de cuatro personas -niños incluidos-, salvo que se trate de convivientes, lo que se espera reduzca de manera muy significativa la movilidad e interacción social. 

Esta medida no afecta a la confluencia de personas en instalaciones y establecimientos abiertos al público que cuenten con un régimen específico de medidas de prevención y control aprobado por la autoridad sanitaria, ni tampoco a las actividades laborales ni institucionales. Este límite de cuatro personas es "el más bajo que han tomado todas las CCAA salvo una de ellas. Pensamos que ir más allá podría poner en dificultad la legalidad de la medida porque afecta a un derecho fundamental. Pero la recomendación es no juntarse con no convivientes en el interior de los domicilios. 

En este sentido, también se reducirá en toda Castilla y León el aforo para las reuniones, celebraciones y encuentros religiosos, de manera que no se supere un tercio de su aforo, con un máximo de 25 personas.



Estas medidas serán efectivas desde 20.00 horas de mañana sábado 16 de enero, y tendrán como duración el propio estado de alarma, sin perjuicio de que las mismas puedan ser moduladas, flexibilizadas o suspendidas por el presidente de la Junta de Castilla y León en virtud de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad.

"Si estas medidas no han surtido efecto en 15 días, el confinamiento será inevitable", ha apuntado Igea.