Sociedad

Tímida aceptación ante la apertura de barra en la hostelería

La mayoría de los clientes vallisoletanos siguen apostando por consumir en mesa durante la primera jornada con libre acceso a la barra

14 septiembre, 2021 11:28

Primer día de apertura de consumo en barra tras varios meses de prohibición y los hosteleros comparten una misma sensación. "Va a costar mucho volver a la normalidad de antes, a ver cómo disfruta la clientela en la barra, la gente tiene miedo y prefiere las mesas. Las cosas han cambiado mucho", quien habla es Tasio Delgado, el encargado de una de las cafeterías de la Plaza Mayor de Valladolid, el  Lion D'Or y como gerente de su negocio explica las sensaciones que comparte con sus compañeros de profesión. 

"A primera hora, había unas diez personas en barra, pero el resto prefiere sentarse en mesa y lo harían fuera sino fuese por la lluvia, algo que antes era muy poco demandado, hoy prefieren mesa en interior y no quieren barra porque no quieren estar pegados unos con otros. Todo ha cambiado mucho, antes los clientes preferían estar en barra, había cola pero ahora la gente solo se acerca a pagar", argumenta Delgado. 

No es el único con esa sensación, basta un breve sondeo entre los hosteleros vallisoletanos para darse cuenta de que esta situación se extiende entre el sector. La gente prefiere mantener distancias, máxime cuando hay que bajarse la mascarilla para comer o beber y desconfían de hacerlo codo con codo. La mayoría prefiere, al menos este primer día de consumo permitido en barra, sentarse en mesa y en el interior -el tiempo de este martes no permitía terraza-. 

El trasiego constante y frenético de cafés en el Ideal Nacional, en la Plaza del Corrillo, solo atraía hasta la barra a los más madrugadores, "entre las siete y ocho de la mañana se ha notado más el consumo en barra, aunque va por momentos y en cuanto a la preferencia de los clientes hay de todo, los que prefieren sentarse y estar en su espacio o los que son de barra de toda la vida, aunque aún es pronto para notar cambios", explica uno de los camareros del local, Rubén García.

Precisamente, esa es una de las ideas que sobrevuela en los locales de hostelería del centro, tal y como señalan desde Granja Terra. "Es demasiado pronto para notar cambios, acabamos de abrir y la anterior vez cuando volvimos al consumo en barra después de tanto tiempo la gente prefiere mesa porque se han acostumbrado", señalan desde el local donde solo una persona toma café en barra.

La misma situación se mantiene en la cafetería La Banque, donde solo un cliente desayuna en barra mientras las mesas continúan llenándose durante la mañana. "Es que ya no sabes cómo va a reaccionar la gente, hay mucha incertidumbre y hoy como llueve mucho y no hace para terraza pues hay algo más en barra, pero sino no se hubiera notado nada".

Muy cerca, también en la Plaza Mayor, el Café del Norte continuaba recibiendo clientes desde las siete y media de la mañana y respecto a la reciente apertura sus camareros tenían claro que "mucha gente aún no se ha enterado y otros prefieren mesa, esto es muy personal. El que sea cliente de barra porque le gusta lo seguirá siendo, pero a nivel general la gente se han acostumbrado ya a terraza y mesa además de los horarios de pandemia", señalan desde la cafetería.

Habrá que esperar para ver si la tendencia de 'tomar algo' en la barra cala de nuevo entre los clientes, que este martes -en el primer día de apertura- se mostraban tímidos a consumir codo con codo.