Sociedad El Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), aumentó un 16,4 por ciento en Castilla y León en el tercer trimestre de 2021 respecto al trimestre anterior, frente a un 12,3 por ciento en el resto del país.

Sube un 16,4% la confianza empresarial en el tercer trimestre, el tercer mejor dato del país

9 julio, 2021 09:50

El Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), aumentó un 16,4 por ciento en Castilla y León en el tercer trimestre de 2021 respecto al trimestre anterior, frente a un 12,3 por ciento en el resto del país.

Se trata del tercer mejor dato en la evolución de la confianza empresarial que aumentó en todas las comunidades autónomas, lideradas por Islas Baleares (18,6 por ciento), La Rioja (16,7 por ciento) y Castilla y León (16,4 por ciento).

En el caso de Castilla y León, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se situó en 7,3, frente a los 0,9 puntos en negativo computados en el resto del país y los -19,7 del trimestre anterior.

Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales de Castilla y León que piensan que la marcha de su negocio será favorable en el trimestre que comienza ha pasado del 15,5 por ciento en el trimestre anterior al 27,8 por ciento de este (21,6 por ciento en España).

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios de Castilla y León que opinan que su negocio marchará de manera normal sube al 51,7 por ciento, frente al 49,3 por ciento del anterior, y peor porcentaje que en España, donde se sitúa en un 55,9 por ciento, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio es del 20,5, frente al 22,5 por ciento en el resto del país y al 35,2 del trimestre anterior.

En cuanto a la opinión sobre la situación del trimestre que comienza, el balance de la situación (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) es de -5,7 puntos, frente a 8,3 puntos negativos en el resto del país y los -34,9 puntos del trimestre anterior.

En este caso, el porcentaje de establecimientos empresariales de Castilla y León que piensan que la marcha de su negocio es favorable se ha situado en el 22,6 por ciento (18,8 por ciento en el resto del país), 11,3 por ciento en el trimestre anterior.

Por su parte, un 28,3 por ciento lo ve desfavorable, 27,1 en España, cuando en el trimestre anterior esta opinión fue del 46,2 por ciento de los consultados en Castilla y León.

Por su parte, el porcentaje de empresarios de Castilla y León que opina que su negocio marcha de manera normal se ha situado en el 49,1 por ciento (54,1 por ciento en España), y mejora el 42,5 por ciento del trimestre anterior.

A nivel nacional, el Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA), cuya publicación corresponde al Instituto Nacional de Estadística (INE), se disparó un 12,3 por ciento en el tercer trimestre del año en relación al trimestre anterior y registra así su mayor repunte desde 2013, año en el que el organismo estadístico empezó a publicarlo.

Con la subida de la confianza en el tercer trimestre, este indicador acumula cuatro trimestres consecutivos en positivo después del avance del 10,5 por ciento que se registró en el último cuarto de 2020, y de las subidas del 3,6 por ciento y del 5 por ciento del primer y segundo trimestre de 2021, respectivamente.

El repunte de la confianza empresarial registrado en el tercer trimestre es resultado de la mejora tanto del indicador de expectativas como del de situación.

En concreto, el balance de expectativas (diferencia entre las opiniones de los empresarios optimistas y los pesimistas) se situó en -0,9 puntos, frente al descenso de 21,6 puntos registrado en el trimestre anterior.

Esto se debe a que el porcentaje de establecimientos empresariales que piensan que la marcha de su negocio será favorable entre julio y septiembre de este año se ha situado en el 21,6%, cifra superior a la del trimestre anterior (13,8%).

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios que opinan que su negocio marchará de manera normal ha aumentado hasta el 55,9%, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas sobre la evolución de su negocio han bajado desde el 35,4% del trimestre anterior al 22,5%.

Mejora la percepción sobre la situación actual



Por su parte, el balance de situación (diferencia entre respuestas favorables y desfavorables respecto al trimestre finalizado) subió casi 22 puntos respecto al trimestre anterior, pasando de -30,2 puntos en el segundo trimestre a -8,3 puntos en el tercero.

Esta mejora de la percepción sobre la situación actual es resultado del aumento de establecimientos empresariales que piensan que su negocio evolucionó de manera favorable y normal en los tres últimos meses y del descenso de los que opinan que se comportó de manera negativa.