Sociedad El diputado de Cultura, José María Bravo, acompañado de los niños del autor, Valentina y Carlos Valverde, así como de otros familiares ha podido comprobar el magnífico resultado de los trabajos realizados por la empresa ConservArte en los azulejos de cerámica de Zuloaga que adornan la sepultura, y que ya en el momento de su muerte encargó la Diputación.

La Diputación de Segovia rehabilita los azulejos de Zuloaga del nicho del poeta cantalejano José Rodao

7 julio, 2021 13:09

La Diputación de Segovia, a través del departamento de Cultura ha restaurado el nicho del poeta cantalejano José Rodao, que se encuentra en el cementerio municipal de la capital. El diputado de Cultura, José María Bravo, acompañado de los niños del autor, Valentina y Carlos Valverde, así como de otros familiares ha podido comprobar el magnífico resultado de los trabajos realizados por la empresa ConservArte en los azulejos de cerámica de Zuloaga que adornan la sepultura, y que ya en el momento de su muerte encargó la Diputación.

 José Rodao fue funcionario de la institución provincial y, así lo ha destacado José María Bravo quien ha valorado que “fue un personaje que dejó mucha huella en la historia de la provincia de Segovia y un poeta consagrado cuyos versos hemos estudiado todos”.  Con el paso de los años, la cerámica se había deteriorado mucho y, por ello, desde el departamento de Cultura “se consideró fundamental proceder a su restauración, que además ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia que se ha encargado de la consolidación de la estructura”. Rodao fue también uno de los fundadores de la Universidad Popular y, por ello, en este sencillo homenaje también han estado presentes algunos de los miembros de la Academia de San Quirce, como Susana Vilches, también responsable del archivo de la institución provincial.

La nieta del poeta, Valentina Valverde ha agradecido “de corazón a la Diputación, de parte de toda la familia, por la magnífica rehabilitación de la sepultura que para nosotros tiene un valor muy emotivo, pero también tiene un gran valor artístico porque el azulejo es un gran resumen de las facetas de la vida de nuestro abuelo”. Por su parte, su nieto Carlos Valverde ha querido despedir el sencillo acto de homenaje con la lectura del poema Su muñeca.