Sociedad El establecimiento permaneció cerrado este jueves para ser desinfectado y el dueño asegura que Sanidad no les ha informado de contagios en su negocio

Vinos Merino reabre con más restricciones tras los contagios del pasado fin de semana

2 julio, 2021 12:25

“Nosotros no sabemos nada. Únicamente lo que se ha colgado por las redes sociales pero no nos han comunicado nada ni desde Sanidad ni los rastreadores. Para prevenir preferíamos que la gente estuviera informada y cerrar el local el jueves para desinfectar”, asegura Roberto Prieto, dueño de Vinos Merino, local situado en la calle Macías Picavea de la ciudad del Pisuerga.

Todo después de que el bar vallisoletano haya sido protagonista en las últimas horas a través de las redes sociales por los avisos de diversos positivos en COVID-19 durante las jornadas del sábado y el domingo.

El dueño del establecimiento hostelero cuenta, en declaraciones a El Español Noticias de Castilla y León, que “han dado la alerta” porque “pensaban que es lo que debían hacer” pero que realmente “no tienen constancia” de que “el brote les afecte” o incluso “de si existe tal brote”.

Pasado fin de semana



“El aforo el fin de semana pasado estaba al máximo. El local, en condiciones normales tiene un aforo de 150 personas. Al 75%, de 112. El portero es el que controla la gente que sale y entra a través de un pulsador. De hecho, los que salían la semana pasada tenían que volver a hacer cola si querían retornar”, asegura  Roberto Prieto.

El dueño afirma que “conoce un par de casos de personas que han dado positivo en las últimas horas y que estuvieron en Vinos Merino” pero añade que “estuvieron en más bares” por lo que “no se puede asegurar que el brote salga de su bar”, aunque él “prefiere informar” como ha hecho a través de las redes para evitar males mayores.

Reabre este viernes



Tras permanecer cerrado este jueves para proceder a labores de desinfección, el bar vallisoletano reabrirá sus puertas este viernes.

“Vamos a abrir hoy pero poniendo más restricciones, como si volviéramos a la Fase 2. Habrá menos aforo y todos van a estar sentados en mesas de seis a diez personas”, nos cuenta Roberto Prieto.

Explica que el problema que vio el fin de semana pasado es que “con aforo al 75% y consumo de pie es muy difícil de controlar la situación”. También añade que van “a ser muy estrictos con el uso de la mascarilla” para que todos los que acudan hasta su bar lo hagan con responsabilidad y evitando unos nuevos contagios que vuelven a repuntar en la ciudad del Pisuerga.