Sociedad

Un total de 170 escombreras ya han sido restauradas en Valladolid

25 mayo, 2021 17:00

El viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias de la Junta de Castilla y León, José Luis Sanz Merino, ha participado hoy en Valladolid en la reunión de la Comisión de Seguimiento del Convenio de Colaboración para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos Inertes, suscrito entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, la Diputación Provincial de Valladolid y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente de Valladolid.

La Comisión ha contado también con la asistencia del delegado territorial de la Junta en Valladolid, Augusto Cobos, la presidenta del Consorcio y Diputada Delegada del Área de Asistencia y Cooperación a Municipios, Myriam Martín, el director general de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, Rubén Rodríguez, la jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Dolores Luelmo, la jefa del Área de Asistencia y Cooperación a Municipios, Isabel García, y el gerente del Consorcio Provincial, Francisco López.

Esta reunión en Valladolid es la quinta celebrada este año por las Comisiones de Seguimiento de los Convenios firmados por la Junta con todas las Diputaciones Provinciales.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Diputación Provincial de Valladolid y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente de Valladolid suscribieron este Convenio de Colaboración en 2017 para recuperar áreas deterioradas por el depósito de residuos inertes o escombreras, una vez que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente había cumplido el objetivo de sellar la totalidad de los 26 vertederos de residuos domésticos existentes en esta provincia por un importe de 9.130.867 euros, un plan de actuación que a nivel autonómico supuso la clausura y recuperación de 556 vertederos y una inversión cercana a los 127 millones de euros.

En la reunión se han revisado los objetivos de cumplimiento entre las dos partes dentro del marco del Convenio e informado delPlan de la Junta de Castilla y León de Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el depósito de Residuos Inertes.

En aplicación del Convenio suscrito en 2017, la Junta de Castilla y León ha restaurado o finalizando en este año un total de 120 zonas con residuos inertes (escombreras) en 81 municipios de la provincia, que suponen el 88,24% del total de los 136 puntos de vertido comprometidos en el Convenio. Además, fuera del convenio se han restaurado otras 50 escombreras, lo que hace un total de 170.

Las líneas de actuación comprometidas consisten en la ejecución de los trabajos de restauración de las escombreras, así como en la implantación de un sistema alternativo de gestión para los residuos de construcción y demolición depositados en dichas escombreras. Este nuevo sistema consiste en establecer un servicio de recogida, transporte y gestión de este tipo de residuos, colocando contenedores específicos en recintos previstos para este fin (áreas de aportación de residuos o puntos limpios).

La Diputación Provincial de Valladolid y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente de Valladolid, en cumplimiento del Convenio, han desarrollado la prestación del servicio de recogida de escombros, enseres y podas en las 137 localidades de la provincia de Valladolid que lo han demandado, habiéndose realizado un total de 13.922 recogidas de contenedores durante el periodo comprendido entre el 15 de febrero de 2017, fecha de firma del Convenio, y el 30 de abril de 2021.

Este servicio consiste en la instalación de contenedores aptos para la recogida de escombros, enseres y podas en el municipio que solicite el servicio, y en la carga de los mismos para su traslado y posterior proceso en plantas de tratamiento. Cuando un contenedor está lleno, el Ayuntamiento avisa al adjudicatario del servicio para que proceda a la retirada del mismo y lo sustituya por otro vacío. Asimismo, éste entrega al Consorcio los documentos acreditativos de la valorización de los RCDs, de los enseres o de las podas, según el caso, en la planta de tratamiento autorizada correspondiente.

En lo relativo a los escombros, se han realizado 4.281 recogidas de contenedores de diferentes dimensiones, en los que se encontraban depositadas 22.343 toneladas de residuos, ascendiendo el coste a 614.563 euros. Por otro lado, se han recogido 6.479 contenedores de enseres con un peso de 8.088 toneladas, y con un coste de 1.552.632 euros. También se han recogido 3.120 contenedores destinados al depósito de restos de podas, con un peso total de 5.305 toneladas y un coste de 830.002 euros. Por último, se han prestado 42 servicios para la retirada de restos de uralita, con un peso de 49 toneladas y un coste de 8.796 euros.

Se contempla, además, la realización de acciones encaminadas a evitar la aparición de nuevos depósitos ilegales de residuos de construcción y demolición, con actuaciones de educación ambiental y sensibilización dirigidas a la población y medidas de asesoramiento, coordinación y control a desarrollar en el ámbito municipal.

170 escombreras restauradas y otras 91 en ejecución en la provincia



En total, ya se han restaurado 170 escombreras y otras 91 están actualmente en ejecución en la provincia de Valladolid, dentro del Programa para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos que se lleva a cabo en toda Castilla y León y que se cofinancia por el fondo FEDER 2014-2020, “Europa impulsa nuestro crecimiento”.



Son en total 261 puntos de vertido restaurados o en restauración medioambiental en 117 municipios de Valladolid, que han supuesto una inversión desde 2016 de 2.228.712 euros  y una superficie restaurada de 1.795.097 m2.

Actualmente están en ejecución los Proyectos de ‘Bocos de Duero y otros’, con intervención en 59 escombreras en 22 municipios y 261.918 m2 y un presupuesto de inversión de 355.809 euros, y el de ‘Piña de Esgueva y otros’, con la intervención en 32 escombreras y 19 municipios y 349.850 m2, y con un presupuesto de 388.157 euros.

La previsión es que a finales de 2022, el Programa para la Recuperación Ambiental de Zonas Degradadas por el Depósito de Residuos Inertes en la Comunidad haya concluido la restauración de más de 2.000 escombreras localizadas en las nueve provincias de Castilla y León, con una inversión de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta que se estima en  más de 17 millones de euros.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente es la responsable de contratar y ejecutar los trabajos de restauración de las escombreras, así como las asistencias técnicas necesarias, tales como proyectos técnicos, direcciones de obra o asistencias técnicas a esta, y de financiar los trabajos de restauración de las escombreras.



Área de aportación de Cogeces del Monte y restauración de la escombrera de Peñafiel



Finalizada  la reunión de la Comisión de Seguimiento, los participantes se desplazaron a la localidad de Cogeces del Monte para visitar el Área de Aportación ejecutada dentro de los compromisos de la Diputación Provincial y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente de Valladolid. Posteriormente se desplazaron a la localidad de Peñafiel para  comprobar in situ una de las actuaciones de restauración de escombreras realizadas.

La actuación ejecutada en Peñafiel se inscribe en el Proyecto de Restauración de Alcazarén terminado en 2019 y ha incluido la retirada y traslado a un gestor de residuos de aquellos que no eran escombros, la extensión y regularización del resto de los residuos de manera que se adapte a la orografía natural, la cubrición con tierra de 25 centímetros de espesor sobre las más de 5 hectáreas y finalmente la colocación de un cartel con la leyenda: ‘Prohibido verter. Escombrera clausurada’.

El Área de Aportación de Cogeces del Monte está ubicada en una parcela municipal, se trata de un recinto explanado, en el que se ubican los contenedores para el depósito de los residuos de construcción y demolición procedentes de obras menores, así como otros pequeños depósitos para enseres y podas.

Por parte de todos los presentes, se valoró como muy positivo el efecto en el Medio Ambiente de este tipo de actuaciones, así como el esfuerzo técnico, organizativo e inversor, y se coincidió en la necesidad de concienciar a la ciudadanía en general, así como a los Ayuntamientos y resto de actores sociales, sobre la necesidad de hacer un uso adecuado en el futuro de los residuos de construcción y demolición que se generen con el fin de no alimentar la proliferación de nuevas escombreras.