Sociedad

Un catedrático de la ULE rescata la parte más desconocida de la obra de Jovellanos

24 mayo, 2021 15:52

Reivindicar la figura y la obra de uno de los principales representantes de la Ilustración española y poner en valor sus prolíficas y menos conocidas reflexiones geográficas, suponen los principales pilares de una exhaustiva investigación realizada por Antonio T. Reguera, catedrático de Geografía Humana de la ULE y que acaba de publicarse en la prestigiosa editorial Peter Lang. ‘Viajes, discursos y mapas. Estudios sobre la obra geográfica de Gaspar Melchor de Jovellanos’ es el título de este trabajo, fruto de varios años de investigación, que se presenta como un programa básico sobre la observación, la enseñanza y la representación del conocimiento geográfico.

Estructurado en tres bloques temáticos en base a las premisas de la geografía que se observa, la que se enseña y la que se representa, Reguera Rodríguez aborda viajes y descripciones, planes de estudio y trazados geográficos, así como la visión de Jovellanos sobre la proyección de la geografía histórica a la geografía humana. La carretera de Pajares, un viaje por la Meseta hasta La Rioja, el Camino Real entre Asturias y León y las alternativas estudiadas como la Ruta del Bernesga o la del Valle de Luna y el paso hacia Asturias por Puerto Ventana, son algunos de los recorridos geográficos investigados que sacan a la luz una parte desconocida del “principal representante de la Ilustración española, a quien la Geografía era una ciencia útil para la economía y la política, y una ciencia necesaria para la vida”, señala Reguera para quien Jovellanos es “un referente de valor intemporal del intelectual comprometido”.

Jesús Paniagua, catedrático de Historia de América de la ULE, encargado de prologar la obra de Reguera, destaca cómo la identidad del discurso geográfico en la obra de Jovellanos está acreditada por “su compulsión viajera, sus reflexiones y sus propuestas cuyo desarrollo cabalga sobre fundamentos básicos de la geografía matemática y el valor literario presente en la geografía descriptiva”.

Paniagua señala que Jovellanos no dejó un legado explícito “sin embargo nos dejó las piezas que con el encaje que se propone permiten dar forma a este edificio que ahora nos presenta Reguera Rodríguez sobre el ilustrado por excelencia”. Una obra que pone de manifiesto la importancia que tuvo la geografía para los ilustrados, hasta el punto de convertir a esta ciencia en un saber imprescindible para el conocimiento del hombre. Una investigación que según concluye Paniagua en su prólogo, “se convertirá en un referente no solo de la obra de Jovellanos, sino también de las historia de la Geografía”.