Sociedad

Casado censura la elección de vacuna y pide más dosis de AstraZeneca

21 mayo, 2021 14:43

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, aseguró hoy que no comparte que se traslade a la población la decisión de elegir entre AstraZeneca y Pfizer para completar la pauta de vacunación de los menores de 60 años que recibieron la primera dosis de la compañía británica. Por ello, criticó que se pase a los órganos judiciales la gestión de la pandemia del COVID-19 y la organización de la vacunación al Comité de Bioética, que debe emitir un informe sobre los consentimientos informados.

Casado, que presentó en Valladolid el proyecto de construcción de la nueva Unidad de Aislamiento de Alto Nivel de Castilla y León, reconoció desconocer cómo serán estos consentimientos, pero reiteró que se pedirán a los vacunados con AstraZeneca y menores de 60 años, si bien reciben un producto cuyo uso está autorizado para ese colectivo, de acuerdo a la ficha técnica, por lo que la Comunidad prevé pedirlo también a los que opten por Pfizer.

En ese sentido, la titular de Sanidad reiteró su oposición a que se deje elegir entre una vacuna u otra a los menores de 60 años que tienen pendiente al segunda dosis de AstraZeneca, ya que consideró que hace meses se les administró de acuerdo a los datos científicos existentes. De esta forma, consideró que se debe dar certidumbres y recordó que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) recomienda no mezclar vacunas y poner la segunda dosis de AstraZeneca.

Verónica Casado insistió en que la vacuna de AstraZeneca está aprobada y que ella que recibió la primera dosis por su edad, quiere recibir la segunda de la misma marca. Por ello, defendió la postura de la Ponencia de Vacunas, formada por técnicos, que destacó defendió completar la pauta con AstraZeneca y añadió que solo cinco países han decidido, como España, combinar este suero con Pfizer, mientras en 21 se sigue inoculando AstraZeneca.

También volvió a reiterar que el estudio del Instituto de Salud Carlos III es “muy controvertido” porque en su opinión no se puede considerar que ofrezca información sobre la seguridad de poner Pfizer a los vacunados con AstraZeneca, debido a que los efectos graves aparecen a partir del millón de vacunados, lo que en su opinión no detecta una muestra de 600 personas. Sin embargo, apuntó que ha registrado un aumento de los efectos adversos leves y moderados, así como un aumento de la inmunidad, algo a su juicio normal al sumar una segunda dosis.

Todo ello, además, remarcó que genera un conflicto de “tres órdenes”, puesto que esperan la decisión del Comité de Bioética, y además disponen de 40.000 vacunas de AstraZeneca, por lo que si se retoma la vacunación, demandó, más dosis de esta farmacéutica la próxima semana, así como de Pfizer, puesto que recordó no se han multiplicado por dos las unidades previstas en mayo, y además, las disponibles son para las segundas dosis de los mayores de 60 y 70 años.

Finalmente, la consejera de Sanidad defendió el cumplimiento de los acuerdos del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pese no compartir algunas decisiones, y argumentó que ella ordenó frenar la vacunación con AstraZeneca al conocer que existía una alerta de la EMA, con el fin de conocer su informe, antes de continuar con la administración de dosis.