Sociedad

Dos proyectos de Castilla y León brillan a nivel nacional por defender el futuro del medio rural

27 marzo, 2021 14:28

La Red Rural Nacional, dependiente del Ministerio de Agricultura, ha incluido dentro de su recopilatorio de ‘Buenas prácticas de emprendimiento de nuevos habitantes’ dos proyectos de Castilla y León. Se trata de Magea Escuela Activa, situado en la localidad burgalesa de Castrillo del Val, y la Granja Pepín de Alba de Cerrato (Palencia).

De las 25 prácticas recogidas en el catálogo de la Red Rural Nacional, tan solo dos se asientan en la Comunidad Autónoma. Magea Escuela Activa ese un proyecto educativo que desde el organismo señalan como “referente en educación que además está facilitando la llegada de nuevos habitantes”.

La Red Rural Nacional, decidió incluir a Magea en su informe tras conocer de primera mano el trabajo que desempeñan Ibone Valerdi (Maestra y directora), Arantxa Arroyo (maestra y jefa de estudios) y Lorena Valerdi (secretaría escolar y monitora). Desde la escuela destacan que los pueblos de la zona se han visto “enriquecidos” con la llegada de varias familias, procedentes de otras ciudades, que apuestan por un modelo basado en los “pilares de la neuroeducación y el currículum oficial de Castilla y León a través de los principios y recursos de la pedagogía activa".

"Una escuela en contacto con la naturaleza tiene mucha demanda y las características pedagógicas que tiene ya de por sí llaman la atención", asegura Arroyo, satisfecha por la generación de sinergias entre el medio rural y la ciudad mediante el desarrollo de un proyecto educativo que compagina el modelo clásico de los centros rurales, con pequeños grupos que abarcan distintas edades, y la formación continua del personal docente para sumergirse en novedosas metodologías cuyo éxito está más que certificado. Lo más importante, en todas las etapas del centro, es el desarrollo integral del alumnado en función de sus necesidades, capacidades y talentos innatos.

En Magea Escuela Activa, “la calidad prima sobre la cantidad”. El cupo máximo de plazas es de 40 y los alumnos se benefician de "la mejor agrupación a nivel pedagógico que puede haber para relaciones y contenidos": de 3 a 5, de 6 a 8 y de 9 a 11 años.

Aparte de regirse por un proceso de selección basado en "las necesidades que tiene el grupo y las características familiares", el centro también ofrece herramientas formativas y de acompañamiento emocional para el profesorado y los progenitores. Desde las aulas y una amplia zona de esparcimiento de 3.600 metros cuadrados, la naturaleza está muy presente en los procesos de aprendizaje al tratarse de una "fuente de recursos inagotables con la que trabajar muchos contenidos curriculares y también la educación en valores".

A tenor de los resultados obtenidos hasta la fecha, con un modelo único registrado como marca, el equipo directivo de la Escuela aspira a expandir su metodología más allá de su área de influencia, "especialmente" en centros rurales, con el objetivo de afianzar nuevos horizontes de participación activa en el ámbito académico. En este sentido, la jefa de estudios de Magea considera que "debería estar en la educación pública a todos los niveles".

Por su parte, la Granja Pepín, es una pequeña explotación familiar que comenzó su andadura en 2016 con un proyecto de 500 gallinas camperas y que solo un año después aumentó su capacidad productiva hasta las 740 plazas. Tiene diseñada la granja de manera que la hace “diferente a las otras”, con la colocación de toboganes, refugios y arbolado. En esta localidad palentina, las gallinas viven en el campo en libertad “escarbando y explorando”. Este proyecto palentino ha demostrado también a la Red Rural Nacional que “el medio rural sí tiene futuro”.

La mayoría de los proyectos seleccionados presentan un denominador común: el liderazgo femenino. Sea como fuere, cada una de estas iniciativas emprendedoras se caracteriza por su capacidad de "detectar las oportunidades que ofrece el medio rural" y su "implícito deseo de desarrollar, organizar y gestionar profesiones, industrias o empresas" a base de "aprendizaje, determinación y valentía".

A día de hoy, las 25 buenas prácticas seleccionadas por la Red Rural Nacional han sido capaces de generar 57 puestos de empleo directos. En cuanto a los indirectos, tal y como apuntan desde el organismo ministerial, "se pueden contar por decenas" y abarcan un sinfín de gremios, desde el turismo hasta la hostelería pasando por la construcción o el hospedaje.