Sociedad

Atendidas casi 700 personas con enfermedad mental en el Centro de Rehabilitación Psicosocial del Hospital San Juan de Dios de León

3 febrero, 2021 11:02

El Centro de Rehabilitación Psicosocial del Hospital San Juan de Dios de León cumple 20 años de labor en los que ha acompañado a 696 personas con enfermedad mental crónica en su proceso de recuperación.

Casi 700 usuarios que han sido derivados desde la red pública a este recurso que ofrece en régimen ambulatorio distintos programas a la población con enfermedad mental crónica, así como con dificultades de integración social y de funcionamiento personal, familiar, laboral. Todos ellos, según subrayaron desde el equipo, “requieren una atención profesional, pero a la vez personalizada y humanizada”.

El psicólogo y coordinador del centro, Miguel Yugueros, explicó que el trabajo que realizan supone “un conocimiento más profundo de la naturaleza humana, tanto del sufrimiento como de la esperanza, dela fragilidad y también de la fortaleza, así como de la necesidad de contar con los demás en los momentos difíciles”, con unos usuarios y sus familias que “son héroes anónimos que deben luchar cada día para superar esta enfermedad tan discapacitante y afrontar el estigma y el rechazo social que conlleva”.

Desde el ámbito de la terapia ocupacional se intenta facilitar a estas personas que puedan realizar su proyecto de vida, cuidar de sí mismos y disfrutar de su entorno. “No solo es muy satisfactorio ver la evolución de los usuarios, si no el compañerismo y el ambiente que se respira”, afirma Alba Laso que, en sus dos años de experiencia laboral en el CRPSL, se queda con la importancia de “ser un equipo” e “ir todos a una”.

En este sentido, Laso explica que la claves es el “trabajo diario” y la “comunicación” entre los profesionales que forman parte de un CRPS en el que las estrategias van encaminadas a que “ellos sean los protagonistas de su propio cambio” y sus seres queridos, cuya implicación es clave, “emprendan un camino de aprendizaje”.

“Cuando llegué al CRPS no me imaginé que iba a encontrarme a otra familia, que me quiere, me cuida y apoya. Gracias a ellos, que son un rayo de luz maravilloso en la oscuridad que es mi vida, voy saliendo de mi soledad y comprendiendo lo que me pasa”, señala una de las usuarias.